Los partidos de derecha se dividen en sus actos de protesta por la supresión del delito de sedición y no reeditarán la foto de Colón

Manifestación 2019.
Manifestación 2019.
Europa Press

Hace casi cuatro años, los partidos del espectro de centro, derecha y extrema derecha entonces en pugna se unieron en la conocida como foto de Colón frente a la recién constituida mesa de negociación entre el Gobierno central y la Generalitat de Cataluña. Este sábado, ante la recién aprobada tramitación de la supresión del delito de sedición, aquellas formaciones se resisten a reeditar aquella imagen que, contra su propio pronóstico, sirvió a Pedro Sánchez para rentabilizarla a su favor y adelantar elecciones.

Esos partidos, en todo caso, ya no son los mismos. Solo Vox mantiene el mismo liderazgo, con Santiago Abascal al frente. Pero tanto PP como Ciudadanos han renovado sus direcciones desde aquella imagen de la plaza madrileña de Colón y aunque el leit motiv que les une es la política de Sánchez con respecto a Cataluña, sus estrategias para denunciarlo son bien distintas.

Este fin de semana, dos días después de que el Congreso diera vía libre a suprimir la sedición y Unidas Podemos abogase por reformar más delitos, el PP y Vox celebran actos de protesta en la capital. Los de Santiago Abascal son los únicos que mantienen el pulso en la calle aunque de momento con una respuesta menor, como ya se comprobó el pasado fin de semana en Barcelona. los de Alberto Núñez Feijóo, en cambio, vuelven a un perfil más puramente de partido, mientras los de Inés Arrimadas ni se lo plantean.

Los populares inauguran el fin de semana de protestas en Madrid. Tras en el primer acto 'En defensa de un gran país' en Badajoz, donde el jueves reunió a unas 1.000 personas -según el partido-, este sábado el presidente del partido ofrecerá un mitin junto a la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida. Lo harán en el pabellón del Ramiro de Maeztu, el instituto donde cursó sus estudios Pedro Sánchez, y será a puerta abierta, para acoger, según sus cálculos, a alrededor de 2.000 madrileños.

En Génova desvinculan su acto de protesta con la manifestación del día siguiente. "No competimos con Vox". Más bien lo contrario, pues esta semana el PP ha jugado a desmarcarse de los de Abascal tras los "insultos" contra la ministra Irene Montero. Fuentes parlamentarias sostienen que ambas formaciones abanderan "el mismo mensaje", pero lo que marca la diferencia es "el enfoque". 

Se refieren a su tono "moderado" frente al más bronco que Vox ha acuñado durante esta semana en el Congreso y del que, en todo caso, los populares no creen que obedezca a una estrategia para tapar el fiasco de Barcelona [solo 300 ciudadanos acudieron], sino a la necesidad de conectar con su electorado.

La formación de Abascal también marca diferencias con respecto al acto del PP. "Ellos se centran en el delito de sedición, llegan cinco años tarde. Cuando tenían que actuar después del 1-O, no hicieron nada. Fue Vox, entonces extraparlamentario, quien asumió la responsabilidad. Ahora llegan tarde", sostienen a 20minutos fuentes autorizadas del partido.

Pese al precedente en Barcelona, Vox vuelve a las calles de la capital bajo el lema 'Sánchez vete ya', por dirigir "el Gobierno de la ruina, la inseguridad y la traición". "Pedimos elecciones para que Sánchez deje la Presidencia por la situación de empobrecimiento, inseguridad, gasto inaudible, inmigración descontrolada, ley del 'solo sí es sí'. No solo por sedición", señalan las fuentes consultadas. 

Y para animar a la gente a unirse a esta reivindicación, Vox cocina un vídeo en que muestra el futuro que imaginan en España con el actual presidente: una república catalana en 2024 y con el dirigente de EH Bildu Arnaldo Otegi como nuevo lehendakari, además de un 2026 con José Antonio Griñán como candidato en Andalucía tras la eliminación del delito de malversación.

Mientras, la formación de Arrimadas se mantiene al margen de las protestas callejeras. Desde Ciudadanos, confirman que no tienen previstos actos ni en Madrid ni en Barcelona para contraponer al PP y a Vox, y apelan a las declaraciones que ya han realizado los altos dirigentes en contra de derogar el delito de sedición. En todo caso, el reto de la sedición coincide con un momento de refundación en la marca nacida en Cataluña. Ciudadanos, cuyo nuevo nombre y líder futuros están por desvelarse, está en proceso de ampliar sus banderas políticas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento