Los problemas que tuvo Miguel Ángel Revilla por criticar el menú de la boda de Felipe VI y Letizia Ortiz: "Tuve la dimisión en la mano"

Miguel Ángel Revilla, en 'Joaquín, el novato'.
Miguel Ángel Revilla, en 'Joaquín, el novato'.
Atresmedia

Este miércoles 23 de noviembre, Antena 3 emitió una nueva entrega de Joaquín, el novato. En esta ocasión, al futbolista le tocó hacer sus pinitos en la política; y en esa compleja tarea contó con la ayuda de Miguel Ángel Revilla.

Este recordó los problemas que tuvo por criticar el menú de la boda de Felipe VI y Letizia Ortiz, que se celebró en la catedral de la Almudena de Madrid el 22 de mayo de 2004, ante más de 1200 invitados.

"Tuve la dimisión en la mano" comentó Revilla cuando Joaquín le preguntó sobre qué tal lo pasó en la boda del rey Felipe y Letizia. El presidente de Cantabria presumió de que iba de punta en blanco con su mujer Aurora y un frac que acabó subastando para una obra benéfica.

Además, llegó al enlace pensando que sería como una boda de Cantabria, "con langostas de kilo para empezar". Además, se mostró muy decepcionado al comprobar que no había servicios para hacer sus necesidades.

Cuando empezó la comida, el invitado le dijo a su mujer que se reservara con el queso y el jamón para poder comer luego el menú de la boda de Felipe y Letizia, algo de lo que se arrepintió después, cuando vio que el menú era bastante escueto.

Según dijo, comió un canapé y de segundo pularda, "aunque eran rodajas finas de pechuga". Al llegar a su despacho, recibió una llamada bastante comprometedora en la que le avisaron de que la televisión iba a acabar con él por sus declaraciones.

Cuando el cántabro ya estaba dando por hecha su dimisión, al asistir a un acto empezó a escuchar aplausos y descubrió que eran para él, por lo que reculó y decidió no abandonar la política. Además, tiempo después el Rey Emérito, Juan Carlos I, le dio la razón por sus palabras sobre el menú de la boda.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento