Nueva oleada de bombardeos rusos sobre Kiev y otras regiones como Zaporiyia, donde ha muerto un bebé en una sala de maternidad

Ataque contra un hospital y una sala de maternidad en Zaporiyia,
Ataque contra un hospital y una sala de maternidad en Zaporiyia,
ATLAS
Los bombardeos rusos no dan tregua en Ucrania. Este hospital ha quedado devastado tras un ataque con misiles en el que ha muerto un bebé recién nacido. La madre y el médico consiguieron ser sacados con vida de los escombros, pero nada se pudo hacer por el pequeño. Entre cristales rotos los equipos de rescate buscan entre los escombros. Pocas horas después del ataque a este hospital, tres personas morían en Kiev y se desataba una ola de cortes de electricidad que dejaba sin luz a una gran parte del país. Unos apagones generalizados que afectan a millones de personas. Y con la caída de las primeras nevadas a medida que se acerca el invierno, las autoridades ucranianas ya han expresado su preocupación.

Eran poco más de las dos de la mañana cuando en el hospital de Vilniansk, en la región ucraniana de Zaporiyia, al sur de Ucrania, un ensordecedor sonido retumbó en las paredes del ala de maternidad. Tras un primer momento de desconcierto las personas que allí se encontraban comenzaron a salir de un edificio prácticamente derruido para buscar refugio. Todas menos un bebé recién nacido que se encontraba en dichas instalaciones y que terminaba su vida a pocas horas de haberla empezado. Este bombardeo, cuya intencionalidad Ucrania ha acusado a Rusia, se ha producido horas antes de que una nueva oleada de ataques a todo el país afectara a ciudades como Kiev, Dnipró o Leópolis. 

"Por la noche, los ocupantes dispararon enormes misiles contra una pequeña sala de maternidad del hospital de Vilniansk. El dolor llena nuestros corazones: un bebé recién nacido murió", dijo Oleksandr Starukh, jefe de la Administración Estatal Regional ucraniana. Los equipos de emergencia y de rescate trabajan todavía en el lugar del ataque por si hubiera más víctimas bajo los escombros. Algunas fuentes señalan que tras el incidente una madre ingresada en el centro pudo ser rescatada.

La región de Zaporiyia es una de las cuatro que Rusia se anexionó hace escasos meses, junto a la vecina Jersón y Lugansk y Donetsk. En el caso de Zaporiyia, aunque la capital no está en manos rusas, lo cierto es que cuenta con uno de los puntos más estratégicos de todo el país, ya la mayor central nuclear de Europa y la tercera del mundo está en esta provincia. A diferencia de la capital, esta central sí está controlada desde hace meses por las tropas rusas. 

Precisamente esta central ha sufrido intensos ataques en las últimas joranadas. Varios misiles impactaron hace días en las instalaciones y Rusia acusa a Ucrania de querer provocar un accidente nuclear. En este sentido, el director general del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, se ha reunido este miércoles en Turquía con una delegación rusa para abordar la posible creación de una "zona de protección" en torno a la central nuclear de Zaporiyia.

El OIEA ha señalado que el objetivo es "mantener consultas sobre aspectos operativos relacionados con la seguridad de la central nuclear de Zaporiyia". Grossi reconoció a finales de octubre su frustración por la dificultad que supone establecer una zona segura entorno a la central nuclear, ya que todas las reuniones han finalizado sin acuerdo. Ambos países se responsabilizan mutuamente de ataques que en mas de una ocasión han desconectado a la central de la red eléctrica y, de no encontrar una solución, un ataque a alguno de los reactores provocaría un desastre sin precedentes.

Más ataques en el resto del país

Mientras tanto, las autoridades de Kiev, la capital de Ucrania, han informado este miércoles de que al menos una persona ha muerto y otras nueve han resultado herida a causa de nuevos bombardeos, que han provocado apagones y cortes en el suministro de agua potable en varios distritos de la ciudad.

El jefe de la Policía de la citada localidad, Andrii Nebitov, ha indicado que un edificio residencial de dos plantas ha sido alcanzado por los misiles en Vishgorod, en la región de Kiev. También otras ciudades como Dnipró, Leópolis y Kremenchuk también han sufrido bombardeos, aunque por el momento no se han reportado muertos.

Además, los ataques e incursiones en todo el frente de guerra se siguen produciendo. Pese a que con la llegada del frio y la nieve se esperaba una reducción de los combates, lo cierto es que desde el sur en Jersón hasta el este en Lugansk, el mapa de la guerra continúa ofreciendo una intensa actividad. Este mismo miércoles Ucrania han denunciado la muerte de dos personas en un ataque ejecutado por el Ejército de Rusia contra la ciudad de Kupiansk, situada en la región de Járkov.

"Los ocupantes han atacado la ciudad. Un edificio residencial y una clínica han sido alcanzados, mientras que una escuela ha sido destruida. Dos peatones han muerto", ha dicho Kirilo Timoshenko, el número dos de la oficina de la Presidencia ucraniana.

Además, el jefe de la Administración Militar Regional de Járkov, Oleg Sinegubov, ha apuntado que otras dos personas han resultado heridas, una de las cuales ha sido hospitalizada. "Han atacado con artillería áreas en la línea de frente en Járkov", ha explicado. "Nuestras Fuerzas Armadas están manteniendo sus posiciones a pesar del constante ataque de los rusos con morteros y artillería", ha dicho Sinegubov, antes de señalar que las fuerzas ucranianas han "neutralizado" un "grupo de sabotaje y reconocimiento" ruso que intentó infiltrarse Staritsa".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento