Un testigo desvela que una acusada de asesinar a su pareja ya había intentado matarlo antes: "Le tiró por las escaleras en silla de ruedas"

Imagen de archivo de la fachada de la Audiencia Provincial de Madrid.
Imagen de archivo de la fachada de la Audiencia Provincial de Madrid.
Europa Press

El amigo de un hombre que murió asesinado en 2018 en Madrid, presuntamente a manos de su pareja, ha declarado que la procesada había intentado matarle anteriormente en más de una ocasión, agrediéndole o echándole metadona en una bebida.

"Una vez intentó estrangularle con su propia muleta y otra le tiró por las escaleras estando él en silla de ruedas", ha relatado este allegado del fallecido, diciendo que se lo había contado la propia víctima.

La Audiencia Provincial de Madrid ha continuado este martes el juicio con jurado a Verónica C.H., para quien la Fiscalía pide 22 años de prisión por el presunto asesinato de su pareja el 3 de marzo de 2018, al que presuntamente asfixió aprovechándose de su debilidad, ya que estaba enfermo y se desplazaba con muletas debido a un accidente.

Ese testigo también ha explicado que en una ocasión el fallecido le llamó diciendo que la acusada le había intentado matar y acudió a su casa, donde se encontró un batido que le había preparado ella lleno de pastillas de metadona

"Sabía amargo y se podían ver las pastillas partidas", ha añadido. La víctima había bebido parte del batido y estuvo dos días durmiendo, tiempo que la pareja aprovechó para robarle dinero, según la versión de este amigo.

También ha declarado ante el jurado la vecina que vivía encima del domicilio donde ocurrieron los hechos, quien ha relatado que esa noche escuchó una fuerte discusión en la que la víctima le pedía a la procesada que soltara un cuchillo. La vecina decidió no llamar a la Policía porque al rato se tranquilizaron, pero a la mañana siguiente se volvieron a escuchar gritos de ambos.

El cerrajero que abrió la puerta del domicilio donde se encontró el cadáver, cuando la hermana del fallecido sospechó que podía pasarle algo, ha confirmado que la puerta no presentaba ningún signo de haber sido forzada y estaba cerrada con tres vueltas de llave.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, la procesada taponó la boca del fallecido "introduciéndole varias bolsas de plástico, fijándolas en el interior con cinta adhesiva transparente ocluyendo boca y nariz, impidiéndole respirar".

Como consecuencia de ello, el hombre (que presentaba un deterioro constitucional severo, cardiopatía isquémica revascularizada mediante triple by-pass y antecedentes de VIH, además de varias fracturas vertebrales y costales como consecuencia de un accidente de tráfico) murió por asfixia.

El juicio continúa este miércoles con pruebas periciales, han informado fuentes jurídicas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento