Claves

Cómo purgar los radiadores para ahorrar en calefacción: ¿por cuál empiezo? ¿todos a la vez? ¿y si no lo hago?

Imagen de recurso de varios billetes de euro sobre un radiador.
Imagen de recurso de varios billetes de euro sobre un radiador.
GTRES ONLINE
Cómo purgar los radiadores de la calefacción.

Con la bajada de las temperaturas hay ya muchos hogares que han encendido la calefacción. Los que pueden permitírselo, ponen la caldera en marcha tras un verano y principio de otoño de temperaturas de récord. Y, de nuevo, las dudas: ¿funcionará bien? ¿Habrá bolsas de aire en los radiadores? ¿Cómo se purgaban? A todo ello hay que sumarle que el encarecimiento del precio de la energía lleva a la población a pensarse dos veces darle al botón de encendido este invierno. 

Desde la Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración (Atecyr), su vicepresidente del Comité Técnico, Ricardo García San José, explica a 20minutos las dudas más habituales con las calderas individuales. Para sacarle el mejor partido a la caldera y obtener un confort de forma eficiente en el hogar, el purgado de los radiadores se convierte en un paso "imprescindible".

¿Cuándo purgar los radiadores?

El especialista indica que hay que purgar "en frío", es decir, antes del primer encendido de la caldera cuando esta va a empezar a usarse para la calefacción de la vivienda y no solo para el agua caliente. Se recomienda realizar con el agua fría porque la caliente dilata y la presión sube.

Si se hiciera después, lo que puede ocurrir en caso de que haya aire en los radiadores es que estos estén fríos porque el aire no deja pasar el agua caliente por todos sus conductos. Les falta presión. 

"No tiene por qué haber peligro. Ese radiador no les funciona bien, la bomba está intentando mover agua y se suele notar que hay un radiador que está frío. El problema de esto no es que consuma más, sino que no se alcanza el confort deseado en la vivienda", señala el portavoz de Atecyr.

¿Cómo sacar el aire de los radiadores?

Purgar los radiadores es una operación que se realiza para sacar el aire que se haya podido entrar después de estar toda la temporada de calor sin utilizarse. 

Para comprobar si hay aire o no en los radiadores, basta con abrir la llave de purga con una moneda o un pequeño destornillador, poner un vaso bajo la llave y esperar hasta que salga un poco de agua para a continuación cerrar. "Con eso ya sabes seguro que en el radiador no hay aire y que va a funcionar correctamente", explica García San José.

"Muchos usuarios se suelen olvidar de llenar. El aire que se saca ocupa un volumen que hay que llenar de agua. No vale solo purgar; hay que purgar y llenar. Para ello, hay que asegurarse de que la caldera marca una presión de entorno a 1,2 bares", continúa.

Muchos usuarios se suelen olvidar de llenar. El aire que se saca ocupa un volumen que hay que llenar de agua"

Por ello, si la presión es inferior, hay que llenar un poco hasta alcanzar la presión recomendada y, después, purgar. "Según vayan purgando, si no había aire, apenas lo van a notar, pero si había mucho aire, verán que la presión vuelve a bajar y habrá que volver a llenar", continúa el especialista.

¿Hay que purgar todos los radiadores a la vez?

Desde Acetyr recomiendan realizar esta operación de dos en dos radiadores. Normalmente, en las casas hay entre seis y ocho radiadores (aunque depende del tamaño de la vivienda), por lo que "no suele ser una operación muy pesada". 

La maniobra sería purgar dos radiadores; volver a la caldera para comprobar que se mantiene la presión (si no es el caso, llenar con agua hasta recuperar la presión) y seguir con la purga de los siguientes dos radiadores. Así lo aconseja para "asegurarnos de que la presión no baja mientras purgas y de que no vuelve a entrar aire".

No obstante, si la persona que realiza la purga nota que saca poco aire, seguramente la presión se mantenga y, en ese caso, se puede realizar toda la operación del tirón.

¿Es mejor empezar por los más cercanos de la caldera?

Para el especialista, esta cuestión "no tiene importancia". Sin embargo, si la instalación es de anillo único, "sería mejor empezar por los primeros y acabar por los últimos". 

Este procedimiento sí se vuelve más estricto cuando se realiza el llenado inicial de los radiadores, pero no cuando se reanuda el funcionamiento tras los meses de calor.

¿Cómo saber si es necesario purgar?

Desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) explican que para saber si es necesario realizar el purgado de los radiadores, "un síntoma clave es que oigas ruidos extraños en el sistema, como gorgoteos

No obstante, la forma más clara de 'sentirlo' es si al tocar el radiador, la parte superior está más fría que la inferior, ya que el aire tiende a subir".

¿En qué controles de la caldera hay que fijarse?

En las calderas individuales de gas, los comandos que los usuarios han de tener controlados son el de las temperaturas: la de ambiente (entre 19 y 20 grados centígrados se considera una temperatura confortable para estar en casa o tumbarse en el sofá con una manta) y la del agua caliente que recorre los conductos de los radiadores (no hace falta que quemen al tocarlos con la mano); la de la temperatura del agua caliente sanitaria, que es la que empleamos para ducharnos y suele seleccionarse entre los 38 y 45 grados centígrados, en función de si se es más o menos friolero; y el de la presión, que ha de seleccionarse en torno a 1,2 bares. 

Además de estos monitores, las calderas individuales también disponen de los interruptores que se pueden colocar en la posición de 'solo agua caliente sanitaria', que es el que habitualmente se emplea en verano; en el modo 'solo calefacción', para cuando la casa se queda deshabitada unos días pero no se quiere dejar enfriar; o la "habitual", que es la de calefacción y agua caliente. 

En este caso, es la caldera la que decide pero "le da siempre prioridad al agua, es decir, en el momento que abres un grifo, deja de dar calefacción".

Trucos para ahorrar

Además del termostato general, García San José recomienda colocar válvulas termostáticas en los radiadores para seleccionar diferentes temperaturas en las distintas estancias de la casa. Y es que las habitaciones que estén orientadas al sur alcanzarán antes la temperatura seleccionada que las que estén orientadas al norte y carezcan de luz solar.

En este sentido, para ahorrar energía, "nos vamos a tener que acostumbrar a ponernos un jersey o volver a ponernos una bata y bajar un poco la temperatura". Con todo, recuerda que "es la casa la que pide calefacción", en función de su tamaño y aislamiento.

En cuanto a la eficiencia, desde Atecyr recomiendan realizar una revisión de la combustión cada dos años para comprobar que los quemadores funcionan correctamente, que los parámetros de seguridad se cumplen y la caldera están rindiendo con eficacia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento