Un antiguo oficial revela otro escándalo más del príncipe Andrés

El príncipe Andrés, en 2015.
El príncipe Andrés, duque de York.
GTRES
El príncipe Andrés, en 2015.

Sabe de lo que habla porque estuvo trabajando como oficial de seguridad para la familia real británica de 1998 a 2004. Su nombre es Paul Page y, en un nuevo documental titulado Prince Andrew: BANISHED, ha dado a conocer un nuevo escándalo protagonizado por el tercer hijo de la reina Isabel II y hermano del actual monarca Carlos III.

Page ha explicado que él y otros policías también al cargo de la protección de Buckingham Palace solían sorprenderse por la enorme cantidad de mujeres que visitaban al príncipe Andrés, duque de York, con independencia del día o la hora que fueran.

"Solíamos bromear entre nosotros diciendo que debía de tener una puerta giratoria en su dormitorio", ha asegurado Page. "La cantidad de mujeres que entraban y salían de allí... Literalmente cada dos días alguien venía a verlo y siempre era una mujer diferente cada vez", ha continuado el antiguo oficial.

En un momento dado, ha explicado un hecho concreto: la noche que apareció una mujer y les instó a que la dejasen pasar porque debía encontrarse con el príncipe. Los miembros de seguridad se disculparon y le expusieron las razones por las que no podían permitirle la entrada hasta que no tuvieran una confirmación de sus superiores por la hora que era. La mujer entonces se ofreció a llamar a Andrés, una llamada que no olvidará Page.

"Pudimos escuchar la conversación. En un momento dado le dijo: 'Que se ponga cualquiera de los oficiales'. Uno de mis colegas tomó el teléfono y entonces el príncipe le gritó a todo pulmón: 'Escúchame, gordo imbécil. Si no dejas entrar a mi invitada, voy a bajar'", ha rememorado Page, que ha añadido que la mujer se puso roja de vergüenza.

"Uno podría pensar que un miembro de la familia real ha de tener algún tipo de decoro y respeto por el personal que está allí y al que pagan para protegerlos y cuidarlos. [Con Andrés] Simplemente no existe, ningún respeto en absoluto. Él es, hablando en plata, una persona horrible, un bully", ha añadido Page, de quien el documental no omite que más tarde estuvo encarcelado por una estafa inmobiliaria que creó para lograr fondos para su adicción al juego.

Asimismo, en el documental un exdiplomático en Bahrein ha contado cómo el príncipe Andrés tenía a su cargo un ayudante cuyo único deber era plancharle los pantalones o cómo hacía honor a su apodo: Randy Andy, traducible por Andresito el Cachondo.

"El rumor durante las cenas era que no podía mantener la bragueta cerrada", ha puntualizado la periodista Helen Kirwan-Taylor, así como el biógrafo real Phil Dampier tiene clara la debilidad del príncipe, de quien sostiene que "jamás ha fumado ni ha tomado drogas ni bebido alcohol", pero que es un obseso "del sexo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento