Feijóo tilda las medidas del Gobierno de "populismo fiscal" y avisa de una posible "invasión" de las competencias autonómicas

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, interviene en un foro en Isla de La Toja (O Grove, Pontevedra).
El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, interviene en un foro en Isla de La Toja.
RTVE

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha criticado este viernes el paquete fiscal anunciado por el Gobierno de Pedro Sánchez, que incluye la creación de un nuevo impuesto para las grandes fortunas, así como rebajas en el IRPF para rentas de menos de 21.000 euros. Lo ha hecho durante su intervención en el Foro La Toja, en O Grove (Pontevedra), donde ha calificado las medidas gubernamentales de "populismo fiscal" y ha advertido de una "invasión" de las competencias autonómicas. 

"Una propuesta confusa, improvisada e incompleta". Así se ha referido el líder de la oposición a la reforma fiscal del Gobierno, al que ha acusado de pasar de "tratar como anatema cualquier tipo de bajada impositiva a la asunción entusiasta de la medida previamente descalificada" y de abordar el debate tributario desde un "plano dogmático". "Hay momentos en los que bajar la presión tributaria no es ni de derechas ni de izquierdas, sino de sentido común", ha sostenido.

Feijóo ha afirmado que el plan fiscal anunciado este jueves por el Ejecutivo "realmente es una subida fiscal de algo más de 3.000 millones de euros". En particular, lamenta que no se aplique este año, que se olvide de las rentas medias, que disminuya la competitividad de las empresas y que no actúe sobre el incremento del precio de la cesta de la compra. Esta última decisión es, a su juicio, "incoherente", puesto que el mismo Gobierno que arguyen que la rebaja del IVA de los productos básicos sería injusta por beneficiar también a los "ricos", ha bonificado los carburantes a todos los vehículos y ha bajado el IVA de la luz y el gas a todos los ciudadanos en la misma proporción.

Además, el gallego ha señalado que la reforma podría incurrir en una "invasión" de las competencias autonómicas, lo cual supone elevar la "inseguridad jurídica". El argumento esgrimido es la "doble imposición" que supone el nuevo impuesto de solidaridad sumado al ya existente sobre el patrimonio, tributo que varias comunidades populares han bonificado o han anunciado que bonificarán completamente, lo cual supone su eliminación en la práctica. 

Feijóo ha planteado como un ataque esta estrategia para obligar a pagar el impuesto de patrimonio en las autonomías que lo suprimen, como Madrid, Andalucía y Murcia. "Si Cataluña hubiese eliminado el impuesto de patrimonio, el Ejecutivo no habría actuado así porque se jugaría el propio Gobierno, ha sostenido el líder popular, que ha agregado que "parece que en España cumplir con la Constitución no es rentable y tensionarla, sí".

Estigmatización de los "ricos"

El presidente del PP ha afeado los "prejuicios" del Gobierno hacia las rentas altas y la inversión. "Una cosa es pedir una tasa de solidaridad y otra decir que hemos de perseguir a los ricos, como les llama el Gobierno. Es un planteamiento populista sin convalidación en la socialdemocracia europea que queda", ha reprochado al Ejecutivo de Sánchez, al que ha acusado de estigmatizar a empresas "con nombres y apellidos". A su parecer, "uno de los mayores beneficiados de esta reforma fiscal puede ser Portugal", gracias a su política fiscal "más atractiva", "enfocada en el crecimiento económico" y en la "atracción de patrimonio, rentas e inversión".

En su lugar, Feijóo ha defendido que "una política distinta, más sólida y previsible es posible sin restar un ápice de audacia o de flexibilidad cuando se requiere" y ha abogado por seguir una "senda reformista madura, equilibrada, responsable y sostenible". En concreto, ha puesto a Galicia como ejemplo de una "razonable política de reducción fiscal" que no menoscaba los servicios públicos. "No es la política fiscal moderada la que daña el Estado del bienestar, sino la mala gestión", ha sentenciado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento