La UE acuerda reducir un 5% el consumo de electricidad, crear un impuesto sobre las petroleras y topar el precio de las renovables

Consejo extraordinario de Energía, este viernes.
Consejo extraordinario de Energía, este viernes.
Consejo de la UE
Los ministros de Energía de la Unión Europea han cerrado este viernes un acuerdo político sobre las medidas de emergencia para intervenir el mercado eléctrico comunitario.
Europa Press

Los países de la UE tendrán que recortar el consumo de electricidad un 5% este otoño-invierno mediante el ahorro que deberá producirse en las horas punta que cada uno de ellos identifique. Así lo han acordado este viernes los ministros de Energía, en una reunión en la que también ha visto luz verde la creación de un impuesto sobre los beneficios extraordinarios de las compañías petroleras y gasistas, que servirá de patrón para el que ya se tramita en el Congreso español, y la fijación de un límite de 180 euros MWh para la generación de electricidad mediante energías renovables. El acuerdo europeo responde las demandas de Gobierno español, porque aunque habla de "horas punta" introduce tanta flexibilidad que estas no deberán ser necesariamente solo las horas de mayor consumo, que el Ejecutivo temía que perjudicara a los hogares.

"¡ACUERDO! Los ministros han alcanzado un acuerdo político en medidas para mitigar los altos precios de la electricidad", ha anunciado la Presidencia checa de la UE a través de su cuenta Twitter. 

Tal y como estaba previsto, el Consejo de energía ha acordado una reducción obligatoria del consumo eléctrico, que la Comisión cifró en un 5%, limitar los beneficios de las eléctricas por generar electricidad con energías baratas -como la nuclear o las renovables- de manera que no pueda cobrarse más de 180 euros por MWh y crea un impuesto -una "contribución solidaria"- para petroleras y gasistas por los beneficios extraordinarios que están ingresado por los altos precios del gas. Todo con mucha flexibilidad para que cada país adapte estas medidas a sus propias circunstancias.

Consumo eléctrico

En concreto, los gobiernos europeos se comprometen a reducir el consumo de electricidad un 10% y de forma obligatoria al menos un 5% en las horas punta. Tal y como propuso la Comisión, ahora corresponderá a cada país determinar un 10% de sus horas punta entre diciembre de 2022 y marzo de 2023, aquellas en las que hay un mayor consumo, que es donde habrá que hacer el recorte. Por lo demás, cada gobierno tendrá libertad para "elegir las medidas apropiadas" para reducir el consumo eléctrico.

Fuentes españolas indican que el acuerdo es lo suficientemente flexible sobre los elementos que podrá tener en cuenta cada país para determinar a qué horas recortar el consumo de electricidad como para responder a la demanda del Gobierno, que rechazaba que solo fuera a las horas de mayor consumo, sin tener en cuenta otros factores, por ejemplo, que en un día soleado la fotovoltaica puede evitar tener que utilizar mucho gas en un momento de alto consumo, de modo que no sea el más caro en ese momento.

Según el acuerdo, la reducción obligatoria del 5% en el consumo de electricidad será de un 10% de las horas del mes, que equivale a unas dos o tres horas al día y, como medidas de flexibilidad, contempla que las horas punta serán aquellas en las que se espere una mayor demanda y alternativamente una mayor penetración de renovables o mayores precios. 

Además, las previsiones de consumo pueden incluir datos históricos de los últimos cinco años y los países podrán escoger el porcentaje de horas pico, con un mínimo del 3% en lugar del 10%, siempre que se consiga un ahorro equivalente a seleccionar el 10% de las horas.

Impuesto a petroleras y gasistas

Los ministros europeos de Energía han dado luz verde también a la creación de un impuesto para gravar "al menos" el 33% de los beneficios extraordinarios de las compañías que operan con combustibles fósiles, como petroleras y gasistas, y que se han visto muy beneficiadas por el elevado precio de la energía, sin que se hayan incrementado sus costes de producción. 

Afectará a empresas activas en los sectores del petróleo, el gas natural, el carbón y el refino, será sobre beneficios cuando estos superen el 20% de los que ingresaron cada año desde 2018 y será temporal, para los años 2022 y 2023.

Esta "contribución solidaria" será obligatoria en todos los Estados miembros pero no será igual en todos ellos. Según el acuerdo, los países podrán mantener medidas que sean "equivalentes" y "compatibles con los objetivos de esta regulación y que generen al menos un producto comparable".

El impuesto que plantea ahora el conjunto de la UE es muy distinto al que en un principio diseñó el Gobierno -sobre ingresos no sobre beneficios-, que se ha comprometido a "adaptarlo" a lo que se acordara este viernes en Bruselas.

A su llegada a la reunión, Bruselas ha celebrado que "afortunadamente" el debate sobre la creación de este impuesto ya está abierto en el Congreso, donde ha reclamado al PP que, tras pasar la fase de negación de una tasa de la que ahora ya "habla todo el mundo", haga sus propuestas de cómo debería ser durante el trámite parlamentario.

"Ya no vale decir 'yo no quiero saber nada, lo rechazo, no hablo'", ha dicho la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera. "Nuestro mensaje al PP y a otros que rechazaron debatir sobre este tema, ahora que está claro que todo el mundo va a debatir sobre este tema, es si usted piensa que es mejorable, haga propuestas, presente enmiendas".

Límite a las renovables

Por lo que respecta al precio de la electricidad generada con renovables, los ministros europeos ha acordado fijar un límite de 180 euros el MWh, de manera que se limite así el beneficio excesivo que ingresan las compañías eléctricas por utilizar tecnologías que son mucho más baratas que el gas natural, como la nuclear, el lignito y las renovables.

El texto del acuerdo fija un precio límite de 180 euros MWh, que a Ribera le parecía excesivo porque está por encima del que está estipulado en España. Por el contrario, el Consejo de la UE considera que es un umbral "diseñado para preservar la rentabilidad de los operadores y evitar que no hagan inversiones en energías renovables".

Sin embargo, el acuerdo final en la UE introduce la posibilidad de que cada país introduzca flexibilidad a la hora de fijar este límite de 180 euros MWh al precio de la electricidad generada con renovables. Por ejemplo, limitar más los beneficios, que es algo que el Gobierno ya indica que se hace en España.

 "Los estados miembros introdujeron alguna flexibilidad para reflejar sus circunstancias nacionales y en las medidas que pongan en pie. Esto incluye la posibilidad de fijar un límite mayor de beneficios, emplear medidas que limite más los beneficios comerciales, diferenciar entre tecnologías  y aplicar límites a los beneficios comerciales de otros actores, incluidos 'traders' entre otras cosas", dice el texto del acuerdo.

Excepción ibérica

En lo que no ha habido acuerdo es para limitar el precio del gas que la UE compra a otros países. Las posiciones están todavía muy enfrentadas entre la apuesta de la Comisión para limitar solo el precio del gas que la UE compra a Rusia y la pretensión de 15 Estados miembros, entre ellos España, de que este límite del precio se establezca para todo el gas que se importe, sea cual sea su origen.

Como medida alternativa a la ausencia de un tope al precio del todo el gas en su última propuesta al Consejo, la Comisión se abrió a que otros países de la UE puedan recurrir a la 'excepción ibérica', el tope del precio del gas para generar electricidad que aplican España y Portugal desde junio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento