Gobierno y PP utilizan la visita del comisario europeo de Justicia para reafirmarse en sus posiciones y perpetuar el bloqueo del CGPJ

El comisario de Justicia de la Comisión Europea, Didier Reynders, en el Congreso de los Diputados.
El comisario de Justicia de la Comisión Europea, Didier Reynders, en el Congreso de los Diputados.
Europa Press

La visita a España del comisario de Justicia de la Comisión Europea ha alcanzado su ecuador sin visos de que vaya a llegar a buen puerto. El enviado de Europa, Didier Reynders, tiene encomendada la misión de promover el diálogo entre el Gobierno y el Partido Popular en torno a la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), pero las reuniones mantenidas con ambos no han provocado ningún cambio de posición, y la parálisis del órgano no parece llegar a su fin. 

Reynders debe asegurarse en su visita de que se cumplirán las recomendaciones del informe sobre el Estado de derecho en la UE de 2022, elaborado por el órgano del que forma parte. Dicho informe pide a España, esencialmente, dos cosas: que se desbloquee el Consejo General del Poder Judicial y que se reforme el modelo de elección de los vocales de este órgano, adaptándolo a los estándares europeos, tal y como exige el PP al Ejecutivo. 

Gobierno y oposición, de los que depende negociar una nueva configuración del órgano de gobierno de los jueces, se reunieron este jueves con Reynders y cada uno de ellos ofreció un relato distinto tras hablar con el comisario. 

El vicesecretario de Acción Institucional del Partido Popular, Esteban González Pons, se citó con el belga por la mañana y aseguró estar totalmente de acuerdo con sus sugerencias. "Acepto las dos recomendaciones [del comisario] sobre Estado de Derecho: la de renovar inmediatamente [el CGPJ] y reformar el modelo [de elección de los vocales]". 

Sin embargo, la recomendación de modificar la elección de los vocales no salió a colación en la conversación que mantuvo Reynders con la ministra de Justicia, Pilar Llop. Al menos, según declaró Llop a la salida de la cita. Por el contrario, la titular de Justicia aseguraba que el enviado de Bruselas había "comprendido perfectamente" que la responsabilidad de la obstrucción de la Justicia española era del PP, y no quiso confirmar si se había hablado sobre un cambio en la elección de vocales. La ministra se limitó a señalar que el comisario veía "imprescindible" la renovación inmediata del Consejo. 

El ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, también se reunió con el enviado de la Comisión Europea y le entregó una recopilación de las "19 excusas" que han puesto los populares para evitar la renovación del CGPJ en los casi cuatro años que lleva bloqueado este órgano. 

Después de haber mantenido sendos encuentros durante todo el día, el comisario europeo de Justicia salió escopetado hacia el Congreso, donde tenía previsto comparecer durante la comisión mixta para la Unión Europea. Antes de hablar en la Cámara, Reynders habló con los medios e hizo hincapié en la idea que sus interlocutores no estaban acabando de entender: no es "su trabajo" señalar a los culpables del bloqueo, sino "organizar e incrementar el diálogo" y descubrir si hay "una voluntad real de moverse en la dirección" correcta. 

Enfrentamiento en el Congreso

No tardó en descubrirlo, pues llegó al Congreso para presenciar un enfrentamiento entre el PP y el PSOE, precisamente, en torno a la parálisis del órgano de gobierno de los jueces. El senador popular Rubén Moreno lanzó un ataque al Gobierno, alegando que este "sigue empeñado" en convertir esta situación en "un intercambio de cromos". Los de Pedro Sánchez, por su parte, acusaron al principal partido de la oposición de trabajar en "una estrategia de acoso y derribo" para mantener el bloqueo. 

A pesar de todo, el comisario aseguró en su comparecencia que ha visto "voluntad" para la renovación, para advertir después de que Bruselas vigilaría la evolución del problema. "La principal preocupación es que no haya renovación del CGPJ. Cada vez hay más plazas vacantes en el Supremo. Es más difícil conseguir que haya sentencias", declaró Reynders. Más adelante, el belga habló de la necesidad de cambiar el modelo de elección del CGPJ, y recordó que la Comisión Europea ya había incidido en esta recomendación en 2010.

Paralelamente a las reuniones del comisario europeo de Justicia estaba teniendo lugar un pleno del órgano que le ha traído a España, en el que su presidente, Carlos Lesmes, reiteró su intención de dimitir. En un encuentro de los vocales del Consejo, que han postergado su tarea de votar dos miembros para el Tribunal Constitucional, el presidente ha dado cuenta del informe que pidió al gabinete técnico del CGPJ para establecer los pasos de su renuncia. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento