OPINIÓN

Complejo de inferioridad

Rosalía, durante un concierto de su gira 'Motomami'.
Rosalía, durante un concierto de su gira 'Motomami'.
GTRES

Y si somos los mejores... Pues... ¿Y qué? La vuelta al colegio ya es real, la nueva temporada teatral ha comenzado, en la televisión también estamos a tope, los libros se publican como churros y veo que seguimos teniendo complejo de inferioridad…

Se me llevan los dementores cuando escucho comparaciones entre lo nuestro y lo que se hace en el extranjero. Parece que los artistas internacionales son mejores que los nuestros, que los programas guiris nos dan mil vueltas o que los musicales en Broadway o el West End londinense tienen más calidad y… ¿Qué queréis que os diga? El brillo de los neones de Times Square mola mucho pero la oferta de la Gran Vía de Madrid y de Barcelona es de órdago.

Esta semana he visto el musical Cantando bajo la lluvia y me he quedado loco. Gene Kelly también fliparía. La lluvia sobre el escenario, las interpretaciones magistrales de actores, cantantes y bailarines como Ricky Mata –es un delito que alguien tan completo y brillante sea tan desconocido para el gran público–, las risas interminables gracias a Mireia Portas, la música, la danza… Un teatro tan bello…

En la música: Rosalía arrasará en los Grammy y algunos seguirán sin valorarla como merece, Lola Índigo será catalogada como artista de canciones del verano y no llegaremos nunca a apreciar el tesoro infinito que tiene Diana Navarro escondido en su garganta.

En la tele, comparamos nuestros platós con los de Grande Fratello en Italia y algunos piensan que nuestros presentadores nunca tendrán el carisma de Ellen, Jimmy Fallon o Raffaella.

¿Por qué somos tan acomplejados? ¿Por qué somos tan salvajemente criticones con lo nuestro? Me siento muy orgulloso de lo que hacemos, de cómo lo hacemos y de cómo lo exportamos al mundo. La cosa está cambiando: fuera nos reciben con buenos ojos pero nosotros seguimos sin creérnoslo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento