Los perros pueden percibir el estrés de los humanos a través de su olfato

  • Un estudio de la Universidad de Queen's hizo un importante hallazgo sobre la relación entre humanos y perros
  • El sudor y el aliento son señales de estrés para los perros
Los perros pueden oler cuando estamos estresados
Los perros pueden oler cuando estamos estresados
KERRY CAMPBELL

Los perros pueden, con una precisión del 93,75%, saber cuándo está su dueño estresado, según un estudio publicado en la revista de acceso abierto 'PLOS ONE' por Clara Wilson, de la Universidad de Queen's de Belfast (Reino Unido). En concreto, a través su olfato, los perros pueden detectar con facilidad los procesos fisiológicos asociados a una respuesta de estrés psicológico agudo que producen cambios en el aliento y el sudor humanos. 

Los olores emitidos por el cuerpo constituyen señales químicas que han evolucionado para la comunicación. Dado el notable sentido del olfato de los perros, su estrecha historia de domesticación con los humanos y su uso para apoyar las condiciones psicológicas humanas como la ansiedad, los ataques de pánico y el trastorno de estrés postraumático (TEPT), los investigadores se preguntaron si los perros podrían estar percibiendo señales químicas para responder a los estados psicológicos de sus dueños.

En el nuevo estudio, recogieron muestras de aliento y sudor de personas no fumadoras que no habían comido ni bebido recientemente. Las muestras se recogieron antes y después de una tarea aritmética de ritmo rápido, junto con los niveles de estrés autodeclarados y las medidas fisiológicas objetivas: la frecuencia cardíaca (FC) y la presión arterial (PA).

Resultados mejores de lo que se esperaba

Las muestras de 36 participantes que declararon un aumento del estrés a causa de la tarea, y que experimentaron un aumento de la FC y la PA durante la misma, se mostraron a perros entrenados en las tres horas siguientes a su recogida. Cuatro perros de diferentes razas y mezclas de razas habían sido entrenados, utilizando un clicker así como croquetas, para emparejar olores en una tarea de discriminación. En la prueba, se pidió a los perros que encontraran la muestra de estrés del participante (tomada al final de la tarea).

En general, los perros pudieron detectar y realizar su comportamiento de alerta en la muestra tomada durante el estrés en 675 de 720 ensayos, es decir, el 93,75% de las veces, mucho más de lo esperado por el azar. La primera vez que se expusieron a las muestras estresadas y relajadas de un participante, los perros alertaron correctamente de la muestra estresada el 94,44% de las veces. El rendimiento de los perros individuales osciló entre el 90% y el 96,88% de precisión.

Los autores concluyen que los perros pueden detectar un olor asociado al cambio en los compuestos orgánicos volátiles producidos por los humanos en respuesta al estrés, un hallazgo que nos dice más sobre la relación humano-perro y que podría tener aplicaciones para el entrenamiento de perros de servicio para la ansiedad y el TEPT que actualmente están entrenados para responder predominantemente a señales visuales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento