Jaume Barberà  Periodista
OPINIÓN

Claridad

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, en el Debate de Política General.
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, en el Debate de Política General.
ACN

Los líderes de ERC lo han dicho un montón de veces y hasta han escrito libros para explicarlo mejor: "A veces se gana y a veces se aprende".

Después de lo acaecido el 2017 y con la experiencia acumulada, los republicanos catalanes aparcaron las acciones unilaterales en favor de la ampliación de la base de ciudadanos partidarios de la independencia. Para tal fin, se requiere gobernar bien y no cesar en la búsqueda de soluciones negociadas y pactadas con el ejecutivo español para resolver el llamado conflicto político catalán. Más claro, el agua.

Por esto, en su discurso de apertura del Debate de Política General de este martes en el Parlament, el president de la Generalitat, Pere Aragonès, ha propuesto un “acuerdo de claridad” a la canadiense, que permita pactar, entre la Generalitat y el Gobierno central, las condiciones que avalen la celebración de un referéndum de autodeterminación en Cataluña.

Los diputados de Junts y socios del gobierno presidido por Pere Aragonès no han aplaudido el discurso del president de la Generalitat. Ellos están o dicen estar por la "confrontación inteligente", que nadie sabe qué es ni ellos mismos saben explicar y por la desobediencia civil, que ninguno practica cuando podría hacerlo

En la exposición de su propuesta, Aragonès ha recordado que, según el Centre d’Estudis d’Opinió (CEO), un 80% de los ciudadanos catalanes están a favor del derecho a decidir. Una opción que secundan, por ejemplo, el 73,7% de los votantes del PSC, un PSC que no hace mucho también defendía esta vía negociada.

Para el president de la Generalitat, su propuesta es inclusiva en tanto en cuanto implica a todos los ciudadanos, sean independentistas o no.

El acuerdo se planteará al ejecutivo central cuando se hayan conseguido el máximo de apoyos y consensos posibles dentro de la sociedad catalana y el conocimiento de la comunidad internacional.

Los diputados de Junts y socios del gobierno presidido por Pere Aragonès no han aplaudido el discurso del president de la Generalitat. Ellos están o dicen estar por la "confrontación inteligente", que nadie sabe qué es ni ellos mismos saben explicar y por la desobediencia civil, que ninguno practica cuando podría hacerlo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento