La familia real británica impone una férrea censura a televisiones y medios de internet con las imágenes del funeral de Isabel II

Decenas de empleados del personal de Clarence House, la residencia de Carlos III cuando era príncipe de Gales antes de convertirse en nuevo rey, han recibido el aviso de que serán despedidos próximamente, en medio de las ceremonias de despedida de la difunta Isabel II.
Carlos III pide de forma brusca a un ujier que retire un tintero durante su acto de proclamación como rey de Inglaterra.
ATLAS
Carlos III pide de forma brusca a un ujier que retire un tintero durante su acto de proclamación como rey de Inglaterra.
ATLAS

La familia real británica quiere salvaguardar a toda costa la imagen del rey Carlos III y de la propia institución después de la muerte de Isabel II, que contaba con un carisma y aprobación que quizá no tenga su heredero. 

Por eso, y haciendo uso de una potestad que tiene, la Casa Real ha ordenado a las cadenas de televisión del país que seleccionen solo una hora de imágenes del funeral de la reina y que la manden al servicio de prensa de la Corona para que esas imágenes, que serán las únicas que podrán emitir sobre el funeral en el futuro, sean supervisadas y aprobadas. 

Cadenas británicas como la BBC, Sky News e ITV no tienen margen para negarse a esta exigencia, a pesar de que los funerales de la reina se retransmitieron en directo prácticamente durante los 10 días que duraron los actos del funeral. 

Sin embargo, de esta manera la familia real se asegura de que las imágenes que perduren en la memoria y en los archivos oficiales sean los que les convenga para la buena imagen de la corona. 

La familia real ya mandó eliminar al menos cinco vídeos cortos de los fastos del funeral de varias web de medios del Reino Unido, según The Guardian

Cadenas nacionales como la BBC o iPlayer tienen una semana para borrar todas las imágenes que tengan, excepto aquellas autorizadas expresamente. 

Carlos III vuelve a tener problemas con una pluma estilográfica. (EFE)

Ya antes, todo medio británico que quiso obtener imágenes para publicar en Internet y redes sociales tuvo que comprometerse a que estas fueran "solemnes y dignas". Según The Guardian, el servicio de prensa de la Corona estaba en un grupo de WhatsApp con ejecutivos de medios de comunicación británicos donde se daban instrucciones sobre qué vídeos eran aptos y cuáles no. 

Al parecer el objetivo, probablemente imposible teniendo en cuenta que todos esos vídeos se han hecho virales, es hacer desaparecer vídeos como el de Carlos III poniendo caras de desagrado para que le quiten de la mesa un tintero o Mike Tindall, esposo de la nieta de la Reina, Zara Phillips, mirando su reloj aburrido durante un acto del funeral, entre otros. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento