Cuatro detenidos por planear el secuestro del ministro belga de Justicia

  • La Policía encontró un vehículo cerca de su domicilio con gasolina y con un fusil de asalto.
  • Las pesquisas sugieren que está implicado el "entorno de los narcos" en estas amenazas.​
El ministro de Justicia de Bélgica, Vincent Van Quickenborne.
El ministro de Justicia de Bélgica, Vincent Van Quickenborne.
World Economic Forum (Natalie Behring)

Cuatro hombres han sido detenidos en Países Bajos en relación con las amenazas de secuestro del ministro de Justicia y viceprimer ministro belga, Vincent Van Quickenborne, que han llevado a reforzar la seguridad el ministro y cancelar su agenda.

El último detenido es un hombre de 21 años de nacionalidad holandesa que fue arrestado este sábado en torno a las 15.00 hora local (13.00 GMT) en una calle de La Haya, según informó la Fiscalía de Países Bajos a través de la red social Twitter. Este se suma a los tres hombres de 20, 29 y 48 años que fueron arrestados también por la Policía holandesa y cuya entrega a Bélgica ya ha reclamado la Fiscalía federal de este país.

Las autoridades belgas habían iniciado una investigación judicial la semana pasada tras ser informados de  amenazas contra el ministro, unas pesquisas que "indicaron rápidamente que esta amenaza debía ser tomada en serio".

"Los criminales se sienten acorralados y es legítimo, porque continuaremos combatiendo el crimen organizado con más efectivos y medios que antes"

El Centro Nacional de Crisis tuvo que adoptar medidas para reforzar la seguridad del ministro y su familia y tuvo que suspender las actividades que Van Quickenborne, del partido liberal flamenco Open Vld, tenía previstas para los próximos días.

"Entorno de la droga"

Aunque la Fiscalía no ha dado detalles de la amenaza, la televisión pública flamenca VRT indicó que se trataría de una tentativa de secuestro organizada por el "entorno de la droga" y el diario Het Laatste Nieuws informó de que cerca de la casa del ministro se había encontrado un coche con matrícula holandesa dentro del cual había al menos un fusil de asalto kalashnikov y botellas llenas de gasolina.

El ministro reaccionó ante la situación asegurando que la democracia y el Estado de Derecho belga no se plegarán jamás frente a la violencia y haciendo mención explícita al mundo del crimen organizado.

"Los criminales se sienten acorralados y es legítimo, porque continuaremos combatiendo el crimen organizado con más efectivos y medios que antes", aseveró.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento