Noelia Núñez  Diputada del PP en la Asamblea de Madrid
OPINIÓN

Bajen ya los impuestos

Zapatero y Sánchez, en una imagen de archivo
Zapatero y Sánchez, en una imagen de archivo
EMILIO NARANJO / EFE

"Hay que eliminar el impuesto de patrimonio ya que afecta de manera especial a las clases medias. Su supresión permitirá a España unirse al grupo de países europeos que lo han eliminado y esta medida garantiza la igualdad de todos los españoles. Una política de reducción fiscal acertada y progresiva pretende buscar eficiencia y estimular el ahorro y que los ingresos incluso aumenten. Este tributo, el de patrimonio, es transitorio, extraordinario, y su supresión es un estímulo para que en este país no se penalice el ahorro que representa el pago del impuesto".

No es que yo sea una gran seguidora de José Luis Rodríguez Zapatero, ni tan siquiera lo considero una persona a la que haya que prestar mucha atención pero, como dice un dicho popular, hasta un reloj parado acierta dos veces al día.

El debate de la fiscalidad está a la orden del día y, desde un punto de vista liberal, es una estupenda noticia que la sociedad esté reclamando una bajada masiva de impuestos. Vivimos una situación económica muy compleja, con la inflación desbocada y los suministros básicos a precios astronómicos. Es lógico pensar que cualquier gobernante, para favorecer especialmente a las rentas más bajas y a las rentas medias, decida bajar los impuestos. Así está sucediendo en la mayoría de los países de nuestro entorno, como el Reino Unido. En la mayoría de países, menos en el nuestro.

La izquierda lejos de aceptar el error de su negativa a bajar impuestos entra en el debate con una demagogia insostenible

Tenemos al Gobierno de España más preocupado en seguir recaudando para poder aumentar el gasto ideológico que de las familias que no llegan a fin de mes, de las pymes condenadas a cerrar por haberles quintuplicado la factura de la luz o de los jóvenes que no tienen oportunidades.

La izquierda lejos de aceptar el error de su negativa a bajar impuestos entra en el debate con una demagogia insostenible, aludiendo más al sentimentalismo que a la lógica. Porque con buena gestión es compatible tener buenos servicios públicos y unos impuestos bajos. El problema es que no saben gestionar, ni saben ni quieren. Hagan caso al PP: bajen ya los impuestos. España no puede esperar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento