Lourdes Maldonado, de 'Hablando claro': "Ni cuando la audiencia va mal somos tan malos ni cuando va bien somos los mejores"

Lourdes Maldonado, en una imagen de RTVE.
Lourdes Maldonado, en una imagen de RTVE.
RTVE

Lourdes Maldonado y Marc Calderó se ponen cada día al frente de Hablando claro, el nuevo espacio matinal de La 1 donde cada día reparten juego entre un amplio equipo de reporteros que pretende cubrir la actualidad a pie de calle junto a los centros territoriales de RTVE. Hablamos con Lourdes Maldonado sobre este nuevo informativo de La 1. 

¿Cómo se ha sentido en su llegada a TVE?Con los nervios y la emoción propios de una aventura nueva, con las ganas de dar lo mejor de mí, de disfrutar, de crecer y aprender programa a programa, de contar muchas historias. La acogida de los compañeros de TVE no ha podido ser más cálida. Estoy feliz.

'Hablando claro', ¿es una declaración de intenciones?Sí, queremos contarle al telespectador la actualidad con un lenguaje sencillo, de una forma didáctica, con ejemplos gráficos. Le ayudamos a que entienda a la perfección de qué manera le afecta todo lo que le pasa.

¿Qué hará que la gente elija su programa de entre todas las opciones de la franja?Somos conscientes de que es una franja muy competitiva con los primeros espadas muy consolidados en la mañana, pero nos gustan los retos, tenemos ambición y podríamos ganárnoslos, ¿por qué no? Con un sello propio, el de Lourdes y Marc.

¿Le preocupa la audiencia?Lo justo y necesario. Lógicamente, un dato bueno te alegra la mañana, a ti y a tus jefes, pero hay que darle la importancia justa. Es muy útil para saber qué temas funcionan mejor y qué público nos ve, pero ni cuando va mal somos tan malos ni cuando va bien somos los mejores.

Para el directo hay que tener mucha cintura, pues pretenden estar al quite de lo que pase, ¿le pone nerviosa o le estimula?El directo tiene un componente de estrés, de nervios y de mucha adrenalina. Me estimula, claro que sí. En Hablando Claro estamos tres horas en directo, así que imagina, no hay programa tranquilo.

¿Prefiere muchas 'ultima hora' o programas tranquilos?A los periodistas nos va la marcha (risas). Y yo, que quería que el primer programa fuera tranquilo, murió Isabel II e improvisamos un especial desde Londres. Una experiencia.

¿Habrá espacio para el entretenimiento? ¿Pretenden hacer un programa serio o el buen humor tendrá cabida?La actualidad manda, eso no quita que haya momentos para reír y divertirse. En el plató puede pasar de todo.

¿El humor es antagonista del rigor?En absoluto. En tres horas hay rigor ante todo y también humor, complicidad, anécdotas… delante y detrás de las cámaras.

¿Cómo han elegido a los tertulianos?En Hablando Claro tienen cabida todas las voces, todas las sensibilidades. Tenemos un equipo de colaboradores increíble, expertos periodistas, economistas, abogados, historiadores. Son los que más saben y lo explican muy pero que muy bien.

¿Dará usted su opinión sobre los temas que se traten?Mi opinión no es la importante. Conduzco, modero y presento el programa.

¿En qué situación cree que está ahora mismo la tele pública?Es una oportunidad inmejorable para reivindicar la información como servicio público. Frente al ruido y a las fake news, en TVE apostamos por el rigor, la seriedad y la responsabilidad. Están pasando muchas cosas, los ciudadanos demandan información y TVE tiene un músculo informativo de primera. No olvidemos el importantísimo trabajo de los centros territoriales. Hay que cuidar las teles públicas para que puedan trabajar de manera independiente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento