¿Qué es la provisión de fondos de una hipoteca?

Una mujer con un bolígrafo señala una escritura de compraventa de una hipoteca.
Una mujer con un bolígrafo señala una escritura de compraventa de una hipoteca.
Europa Press

A la hora de comprar una casa es importante seguir una serie de pasos. Algunas de esas operaciones conllevan una serie de gastos, especialmente en los que a la compraventa se refiere y, por ello, la entidad en la que se va a firmar la operación suele realizar lo que se conoce como una provisión de fondos.

Al comprar en internet es habitual que los bancos retengan el dinero gastado antes de que salga de forma definitiva de la cuenta. De esta manera el usuario siempre sabrá realmente el saldo que tiene disponible pese a que aún no se haya hecho el cargo en la cuenta. Algo similar ocurre con la provisión de fondos.

IVA, Impuesto de Transmisiones, de Actos Jurídicos...

Un hombre y una mujer ante un notario.
Un hombre y una mujer ante un notario.
THINKSTOCK

La entidad estima cuánto dinero se va a gastar el futuro propietario a la hora de adquirir la vivienda y firmar la hipoteca. Hay que tener en cuenta que cuando se va a comprar una propiedad existen dos tipos de gastos: compraventa y formalización de la hipoteca. Los primeros hacen referencia a la adquisición de la vivienda y suelen ser el IVA o el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (el IVA se aplica tan solo en viviendas nuevas), notaría, registro, gestoría y el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD). Todos ellos corren a cargo del cliente.

En el caso de la formalización de la hipoteca no todo lo asume el futuro propietario. Tras la reforma de la Ley del Crédito Inmobiliario en 2019 el cliente tan solo deberá hacerse cargo de la notaría y la tasación (a veces la asumen la entidad). Por lo tanto, el banco paga la gestoría, el registro y el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados.

Con esta información sobre la mesa, la entidad en la que se va a firmar la hipoteca hace una aproximación de cuánto dinero se va a gastar para llevar el trámite a cabo. Normalmente suele ser el 10% del valor de la vivienda, es decir, si se va a adquirir un inmueble de 150.000 euros, se destinarán 15.000 para pagar los costes.

Es por ello que es aconsejable tener ahorrado ese 10% a la hora de solicitar la financiación al banco. "La compra de una casa conlleva gastos que suelen ser infravalorados. Por lo que también es aconsejable guardar otro 10% adicional para los costes de formalización del proceso", asegura Simone Colombelli, director de hipotecas de iAhorro.

Esto significa que lo más probable es que la provisión de fondos corresponda aproximadamente al 10% del valor de la vivienda que se vaya a adquirir. Esta retención del dinero se realizará justo antes de terminar el proceso para que los propietarios sean conscientes del dinero que van a disponer realmente.

¿Qué ocurre si el banco retiene más de lo que se gasta?

La provisión de fondos es aproximada, esto es, el banco desconoce cuál va a ser el dinero exacto que va a tener que gastarse el propietario y, por ello, realiza una estimación. Por lo tanto, puede ocurrir que finalmente el banco haya retenido más dinero del que se vaya a gastar.

Si se da dicha situación no hay de que preocuparse, puesto que tan solo se retirará el dinero exacto. La cantidad sobrante volverá a estar disponible en la cuenta bancaria. El usuario recibirá el desglose de todos los costes y, de esta manera, sabrá cuál es la cantidad que volverá a estar operativa en su cuenta bancaria.

Por su parte, el plazo en el que el dinero sobrante estará disponible dependerá de la entidad en la que se haya firmado el préstamo. El cliente siempre puede ponerse en contacto con el banco para saber cuánto podrían tardar en devolver el dinero.

En definitiva, la entidad suele realizar una estimación a la alta, para que en caso de que alguno de los gastos sea más alto del previsto no tenga que retener más dinero de la cuenta bancaria.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento