Carlos III y Guillermo sorprenden a los que hacen cola para la capilla de Isabel II: "Dejad el móvil, vivid el momento"

El príncipe Guillermo y el rey Carlos III han sorprendido con una visita a las personas que montan cola desde hace horas para visitar la capilla ardiente de Isabel II.
El príncipe Guillermo y el rey Carlos III han sorprendido con una visita a las personas que montan cola desde hace horas para visitar la capilla ardiente de Isabel II.
BBC

El rey Carlos III de Inglaterra y su hijo el príncipe Guillermo se han acercado por sorpresa a saludar a algunas de las miles de personas que hacen cola durante horas para acceder al Palacio de Westminster y desfilar ante el féretro de Isabel II.

Tanto Carlos III como su hijo Guillermo, primero en la línea de sucesión al trono y príncipe de Gales, han dado la mano e incluso han conversado brevemente con quienes esperaban cerca del Palacio de Lambeth, en el centro de la capital británica.

Durante ese momento de máxima expectación, muchos de los allí presentes han gritado hurras a Guillermo y "Dios salve al rey" a Carlos III.

"Espero que no estés demasiado congelada", le ha dicho el rey a una de las mujeres que llevaban desde la noche anterior esperando para ver el féretro de Isabel II. 

"Gracias por aguardar tanto tiempo en la cola. Es increíble", ha expresado, por su parte, Guillermo, a uno de los grupos con los que se paró a charlar. "Ya están más allá de medio camino, casi han llegado, muchísimas gracias", agregó el príncipe.

La presencia del rey y el heredero a la corona británica ha hecho que todos los allí presentes sacasen sus móviles para inmortalizar el momento a través de vídeos y fotografías mientras Carlos III avanzaba por la cola saludando a todos. Ante esta situación, un miembro de seguridad les lanzó el siguiente consejo: "Dejad vuestros teléfonos, dadles la mano y disfrutad el momento".

Previamente a esta visita sorpresa, el monarca visitó junto a su heredero la sede de la Policía Metropolitana, en un gesto simbólico de agradecimiento ante los evidentes retos que están suponiendo los homenajes a Isabel II en materia de seguridad.

Durante la noche del viernes al sábado, cuando las temperaturas han bajado hasta los 7 grados centígrados, los servicios sanitarios atendieron a 275 personas entre las miles que hacían cola a la intemperie, de las cuales 39 fueron trasladadas a un hospital.

La capilla ardiente de Isabel II, abierta desde el miércoles y que cerrará el lunes a primera hora, poco antes del funeral de Estado, acumula hasta 14 horas de cola, según las estimaciones del Gobierno, que no descarta volver a cerrar el acceso si se vuelve a saturar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento