Britney Spears felicita el cumpleaños a sus hijos pocos días después de enfrentarse a ellos

Britney Spears, en los premios GLAAD 2018, en Beverly Hills, California (EE UU).
Britney Spears, en los premios GLAAD 2018, en Beverly Hills, California.
CHRIS PIZZELLO / GTRES

Britney Spears estaba tan absolutamente desatada en redes desde que recuperó su libertad tras 13 años de tutela paterna que, de alguna forma, le ha explotado y ha necesitado un gesto con sus hijos. Primero ha perdido la amistad con Christina Aguilera, quien la apoyó en su juicio, por asegurar que le gustaría tener sus bailarinas para así parecer más delgada; después ha enfadado a cristianos por decir que ya no cree en un Dios capaz de permitir lo que ella ha sufrido; y, lo más increíble y duro, se ha enfrentado a sus pequeños justo antes de su cumpleaños.

Todo comenzó con unas declaraciones de Kevin Federline, ex marido de la intérprete y padre de Sean Preston y Jayden James, que acaban de cumplir 17 y 16 años de edad, respectivamente, en las que decía que la artista se había desinteresado del bienestar emocional de los adolescentes, traumatizados por las publicaciones de la princesa del pop en Instagram (muchas de ellas desnuda y/o en actitud beligerante con otros miembros de la familia por su tutela).

Y cuando luego fueron los propios menores quienes concedieron unas palabras en las que hablaban de tomarse un tiempo alejados de su madre y en las que no reprendían a su abuelo, James Spears, por su abuso de poder sobre Britney, la intérprete de temas como Toxic o Womanizer no pudo más y explotó en redes, aireando todo un discurso contra sus retoños.

Ahora, aprovechando que Preston ha cumplido 17 años este miércoles, mientras que su hermano pequeño llegó a los 16 el pasado domingo, ha recapacitado e intentado limar asperezas con una felicitación muy maternal en la que defiende el amor incondicional que siente por ellos. "¡Feliz cumpleaños, Preston y Jayden! ¡Os quiero mucho a los dos!", ha escrito.

Eso sí, poco después ha explicado que las fotografías que ha utilizado son del año pasado porque hace meses que no les ve -no asistieron, por ejemplo, a su boda con Sam Asghari-, algo que según la artista de 40 años ha hecho que muera una parte de su ser y razón por la que llegó a llamarles desagradecidos.

"Eran mi alegría, lo eran todo para mí. No entiendo cómo ha podido ser tan fácil para ellos sacarme de su vida de esta manera. No lo entiendo", aseguró hace unos días en una grabación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento