Sánchez aprovechará una vía especial para aumentar el gasto militar y así evitar que Unidas Podemos lo pare

Pedro Sánchez asegura que, "dado el resultado", tendrá "más debates" con Feijóo en el Senado
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.
Jesus Hellin 2022

Los miembros del ala socialista del Gobierno siempre defendieron que el aumento del gasto militar al que el presidente Pedro Sánchez se comprometió con la OTAN iba a producirse. En privado y en público. No obstante, la más que posible polémica con Unidas Podemos sembró incertidumbres en la promesa del jefe del Ejecutivo, que ha logrado encontrar la fórmula para llevarla a cabo sin lograr un cisma con su socio de coalición, al que necesita para finalizar la legislatura en los últimos compases del próximo año.

Fuentes cercanas a ministros del PSOE confirmaron que finalmente el aumento del gasto militar se hará bajo un plan especial de Defensa, instrumento que se suele utilizar para inversiones militares como la compra de armamento. El hecho de que se opte por esta vía supone que el aumento del dinero destinado al ámbito del ministerio que dirige Margarita Robles "no competirá" con las partidas destinadas a causas sociales, una de las exigencias impuestas desde Unidas Podemos.

Este dinero sí computará en los Presupuestos de 2023, pero en cambio es cierto que no figura en el techo de gasto. Este matiz fue utilizado por la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, para traer el tema a colación a finales del pasado mes de agosto. "En el techo de gasto que hemos negociado este verano desde luego no estaba el incremento de Defensa, aquí le doy una pista", señaló entonces, reavivando viejas polémicas en el seno de la coalición.

Con todo, desde el PSOE no pierden la esperanza de convencer a los morados. Para ello, el jefe del Ejecutivo ha comenzado a desplegar nuevos argumentos que justifiquen su postura, que van desde los puestos de trabajo que genera la industria -una tesis difícil de rebatir por la propia titular de Trabajo- hasta la labor de ciertos cuerpos, como la Unidad Militar de Emergencias (UME), que en los últimos años ha tenido especial relevancia con sus actuaciones en la pandemia de coronavirus, pero también en los incendios que han asolado España este verano.

El gasto en Defensa es lo que más separa a los dos socios de la coalición. Sin ir más lejos, la mayor crisis de este año se produjo cuando, en julio, el PSOE introdujo un crédito extraordinario de 1.000 millones de euros que logró el visto bueno del Consejo de Ministros, con el consiguiente cabreo de los titulares morados al denunciar que no estaban enterados, algo que negó el ala socialista

"Quiero subrayar que nos reunimos [PSOE y Unidas Podemos] en diferentes foros, como la Comisión Delegada de secretarios y subsecretarios de Estado, donde este asunto fue aprobado", señaló entonces la ministra portavoz, Isabel Rodríguez. "Las formas en políticas son muy importantes y en materia de tanta sensibilidad debe tomarse de forma adecuada, con respeto a los aliados y respeto democrático a las Cortes Generales", respondió Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales y secretaria general de Podemos.

Un 2% del PIB para 2029

Con la aprobación de ese crédito de 1.000 millones y el plan especial, el Gobierno comienza a prepararse para cumplir el compromiso que adquirió Sánchez con la OTAN. El acuerdo, que es extensible a todos los países de la Alianza, existía ya desde 2014, pero la guerra en Ucrania ha

Ese compromiso pasa por que España destine el 2% de su PIB en Defensa en siete años, en 2029. Actualmente el gasto roza el 1%. "Hay que avanzar", apuntó Sánchez en la clausura de la cumbre de Madrid que celebró la Alianza Atlántica en la capital a finales de junio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento