El motivo por el que el ataúd de la reina Isabel II está forrado de plomo

Carlos III recibe el féretro de Isabel II en Buckingham
Carlos III recibe el féretro de Isabel II en Buckingham
Europa Press

El ataúd con el cuerpo de Isabel II aterrizaba este martes en Londres, tras fallecer el pasado jueves a los 96 años de edad en el castillo de Balmoral, situado en Escocia. Tras un cortejo fúnebre que ha partido de la catedral de St Giles, el féretro ha sido transportado hasta Londres en un avión militar, donde ha llegado en torno a las 19.00 horas (20.00 horas en España).

Ahora, se encuentra en la conocida como 'Bow Room', un espacio real en el que la reina solía celebrar audiencias y almuerzos privados, hasta que esta tarde salga hacia el Palacio de Westminster en un cortejo fúnebre. Los restos de Isabel II descansan ahora en un féretro de roble forrado de plomo, que fue fabricado hace 30 años. 

Un ataúd de roble inglés "difícil de conseguir"

Pero, ¿por qué se utiliza este material? No es la primera monarca para la que se emplea este material, y es que durante siglos se han usado este tipo de féretros revestidos con plomo para conservar durante más tiempo los cuerpos. Según informa 'IFL Science', los féretros forrados con este metal retrasan la descomposición al ser herméticos y mantener la humedad fuera del mismo.

El féretro está fabricado con roble inglés y forrado de plomo, al igual que el de su marido, el príncipe Felipe, que falleció el pasado abril de 2021. Así lo detalla el diario 'The Times', donde explican que ni siquiera la empresa funeraria Leverton and Sons, que trabaja con estrecha colaboración con la Familia Real, sabe quién fabricó este ataúd. 

La empresa se convirtió en proveedora oficial de la familia real en 1991 y habían heredado este féretro diseñado para la reina Isabel II por la firma anterior que trabajaba con la realeza. "Está hecho de roble inglés, que es muy difícil de conseguir", destaca el director Andrew Leverton a 'The Times'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento