La esclavitud moderna aumenta 10 millones en cinco años: la mitad de los trabajos forzados se concentran en países ricos

La labor social que realizan las supervivientes está presente durante todo el proceso de inserción. Estas mediadoras tienden la mano desde la experiencia que les otorga haber pasado por el mismo calvario.
La esclavitud moderna aumenta 10 millones en cinco años.
ELENA BUENAVISTA

El número de víctimas de la esclavitud moderna ha aumentado diez millones en los últimos cinco años hasta ascender al menos a cincuenta millones, según nuevas estimaciones difundidas este lunes por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que afirma que más de la mitad de los trabajos forzados se encuentran en países de renta media-alta y alta.

En ese mismo grupo de países se registra una cuarta parte de todos los matrimonios forzados, que son considerados como la segunda categoría más grande de esclavitud moderna, definida como cualquier forma de explotación a la que una persona no puede negarse o abandonar debido a amenazas, violencia, engaño o abuso de poder. Del total de víctimas de la esclavitud contemporánea, 28 millones realizan trabajos forzados y 22 millones están en matrimonios a los que fueron obligadas, lo que representa 6,6 millones de víctimas más en esta categoría que en 2016.

No obstante, la OIT cree que la verdadera incidencia de este fenómeno -en particular cuando involucra a niñas menores de 16 años- es mucho mayor de lo que las estimaciones pueden captar. En números absolutos hay más mujeres en matrimonios forzados en Asia y el Pacífico, pero si se tiene en cuenta el tamaño de la población de cada región, hay más que en los países árabes. A pesar de lo que pueda creerse, los países ricos no son inmunes a este flagelo, allí se registra el 26 % de casos.

Trabajo forzado en países ricos

Los países ricos tampoco son ajenos al trabajo forzado, que en más de la mitad de casos tiene lugar en países donde los ingresos son medianos altos y altos, un tipo de abuso que se concentra en la economía privada (86%) y que en el 23% son víctimas de explotación sexual comercial forzosa.

El trabajo forzado está presente en prácticamente todos los sectores y los adultos son mayormente explotados en los servicios, la industria de manufactura, la construcción, la agricultura y el trabajo doméstico. En menor medida las víctimas deben trabajar en la búsqueda de minerales y en canteras o en buques pesqueros. También se encuentran en este grupo los que son obligados a mendigar en las calles y los que son forzados a realizar actividades ilícitas.

Algunos Estados también imponen formas de trabajo forzado -un 14% del total-, en su mayoría a hombres (78%) y en el 8% de casos a niños. Las categorías más comunes son el trabajo forzado en las prisiones, el reclutamiento militar abusivo o la obligación de trabajar con la justificación de la necesidad de impulsar el desarrollo económico del país o de una comunidad. Los niños son el 12% (3,3 millones) de los trabajadores forzados, pero se teme que por la dificultad que hay para recoger datos esta cifra sea solo la punta del iceberg.

Agravamiento tras la pandemia

La pandemia de covid-19 tuvo que ver con el agravamiento de la situación ya que afectó a los ingresos, en particular de los más pobres, y obligó a muchos trabajadores a endeudarse, lo cual estuvo acompañado de un aumento de la servidumbre por deudas para aquellos que no tenían forma de acceder a un crédito formal.

Los migrantes son una categoría muy vulnerable al trabajo forzado, aunque el informe no ofrece estimaciones de la proporción de trabajadores forzados que representan. Esta situación está alentada por la migración irregular, en la que la persona no tiene protección legal.

De manera concreta, la OIT plantea que para emprender el camino hacia el fin de la esclavitud moderna hay que hacer cumplir mejor las leyes y sobre todo las inspecciones de trabajo, así como reforzar las medidas para eliminar el trabajo forzado y la trata de personas en las empresas y cadenas de suministros.

La solución pasa también por que los empleadores respeten plenamente los derechos de los trabajadores, en particular el de sindicarse, y por ofrecer a las víctimas una protección y soluciones de largo plazo. Del lado del matrimonio forzado, se plantea elevar la edad legal para contraer matrimonio a los 18 años, sin excepciones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento