Gobierno y ayuntamientos rehúyen medidas para reducir las luces de Navidad en pleno debate sobre cómo ahorrar energía

  • Vigo empezó a montarlas en agosto y Madrid arrancó la semana pasada, pero la mayoría espera indicaciones del Gobierno.
  • ​Ribera se niega a dictar medidas "antipáticas" y pide a los municipios que sean "creativas".
  • ​Datos de demanda eléctrica de la Navidad de 2021 muestran que picos como el de la Cabalgata de Reyes no elevaron el exceso el consumo medio.
Dos personas fotografían las luces instaladas en la plaza del Ayuntamiento.
Dos personas fotografían las luces instaladas en la plaza del Ayuntamiento.
ANA ESCOBAR / EFE

De nuevo, las noticias de que algunos ayuntamientos ya se preparan para instalar el alumbrado de Navidad vuelven a sorprender por madrugadoras. Esta impresión se suma este año con la que, en pleno debate sobre el ahorro de energía, cala entre ayuntamientos y Gobierno central, que de momento se abstienen de decidir recortar o decirle a los municipios que recorten. Nadie quiere apagar las luces de la fiesta de la Navidad previa a la elecciones de municipales del año que viene y mientras los alcaldes hacen sus planes a la espera de alguna indicación por parte del Ministerio de Transición Ecológica, el departamento de Teresa Ribera se limita a pedirles contención.

Este lunes, Ribera y la ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, se reunirán con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para discutir las medidas en el ámbito municipal que pueden incluirse en el plan de contingencia de ahorro de energía que el Gobierno quiere tener listo a finales de este mes. De momento, el documento previo que la FEMP ya ha hecho llegar a Ribera no hace ninguna referencia a las luces de Navidad y en esta institución niegan que a lo largo de los últimos meses el debate sobre la eficiencia energética se haya encaminado en algún momento hacia una limitación de las mismas.

Antes, los alcaldes esperan alguna indicación precisa por parte del Gobierno sobre si deberían recortar de algún modo el despliegue del alumbrado navideño o el número de días en que estén encendidas. Si hay pautas en ese sentido, suponen que figurará en el plan de contingencia. Por ejemplo, Andorra decidió la semana pasada que acaba de incluir en un paquete de ahorro energético que las luces de Navidad se apagarán a las 20 horas y sólo estarán activas desde el 1 de diciembre hasta el 15 de enero. En España, si nada lo cambia, se mantendrá el periodo que empieza con el Black Friday -el 25 de noviembre- y termina en la noche del 6 de enero.

Elevado potencial de ahorro

Entre las medidas que la FEMP remitió en mayo al Gobierno no hay ninguna mención a las luces de Navidad. Sí figuran algunas acciones que Transición Ecológica ya cuenta con incluir en el nuevo plan de ahorro, como fomentar el autoconsumo y las comunidades energéticas, así como las bombas frío-calor como sustitutas de los calentadores. Creen también que se logrará ahorro de energía con la limitación de 30km/h para los coches que circulen por ciudad, la rehabilitación energética de los edificios y nuevas construcciones con consumo de energía nulo.

La única mención al alumbrado público es algo que, en principio, va en sentido contrario a la profusión que, cada vez más, vemos en las ciudades en Navidad. La FEMP propone a Transición Ecológica la "mejora del alumbrado público exterior", al que reconoce "un elevado potencial de ahorro en el consumo eléctrico". De nuevo sin citar la Navidad, los alcaldes creen que entre las acciones que puede ahorrar energía está instalar luminarias más eficientes, controlar el horario de encendido y apagado y reducir las luces en horarios de madrugada.

Picos de consumo

En este sentido, desde hace años las ciudades han ido cambiado las luminarias, para sustituirlas por luces de bajo consumo, LED. De acuerdo a la demanda real de electricidad que consigna Red Eléctrica Española, puede decirse que son efectivas para hacer que las luces de Navidad no disparen el consumo. 

Así, la demanda media de electricidad en España peninsular el 24 de diciembre del año pasado fue de 18.426 megavatios y el pico de consumo ese día, a las 20.20 horas, empezando la cena de Nochebuena, fue de 28.426. Ese día fue martes y un martes fuera del periodo navideño y de la instalación de las luces, el 19 de octubre, la demanda diaria fue de 22.575 megavatios.

El 5 de enero de 2022, día de Cabalgata de Reyes, el consumo eléctrico se disparó entre las 18.00 y las 21.00 -a entre 30.000 y 32.000 megavatios-, pero la media de todo el día fue de 20.784. 

Ayuntamientos que esperan y que no

En la FEMP indican que estas medidas de ahorro podrían irse "actualizando" en función de lo que disponga el plan de contingencia, pero Ribera dejaba claro días atrás que ella no será la que tome la "antipática" medida de obligar a los alcaldes a modificar sus planes de cara a la Navidad.

En una reciente entrevista en Onda Cero, la vicepresidenta tercera apuntaba que había habido conversaciones con los ayuntamientos y diputaciones sobre "la iluminación ornamental". Su ministerio no ha pedido nada en concreto, dijo. Al contrario de las instrucciones que esperan los alcaldes, está es "dispuesto a escuchar" las propuestas que ellos hagan llegar.

Es el caso de Torrejón de Ardoz, un municipio madrileño que en los últimos años también causa sensación con sus espectaculares luces de Navidad. De momento, en su ayuntamiento no señalan una fecha para empezar a montarlas pero aseguran que, salvo indicación en contrario, se mantendrá un diseño similar al de los últimos años. "Si surge alguna norma, cumpliremos la ley", apuntan allí.

Sin embargo, no parece que desde el Ministerio vaya a decirse a los alcaldes lo que tienen que hacer. "Es muy importante que sean los propios actores los que decidan el modo en que quieren calibrar el ahorro y la eficiencia", dijo Ribera. "No tiene mucho sentido que alguien tenga que ir diciendo lo que tiene que hacer. Además de ser un papel muy antipático, se trata de interpelar a la voluntad de contribución de todo el mundo", añadió. 

Ribera, que dirige el diseño de los planes de ahorro de energía y es la interlocutora con comunidades, ayuntamientos, industria o consumidores, "apeló a la voluntad" de todos para contribuir en el ahorro de energía y pidió "medidas creativas", también a los alcaldes.

Madrid y Vigo

El de la capital dejó claro hace unos días que esta creatividad que pueda emplearse no pasará por reducir las luces. "Lo que no se puede hacer es que desaparezcan (las luces) por la situación que se está viviendo, porque es un atractivo turístico, comercial y económico para Madrid”, dijo el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

Madrid ya ha empezado a instalar las luces, antes que la mayoría de ayuntamientos, pero con un retraso evidente de la ciudad que desde hace años es referencia del despliegue de medios. Vigo arrancó los trabajos para alumbrar sus calles hace más de un mes, a principio de agosto. Su alcalde, el socialista Abel Caballero, asegura que el despliegue que también se espera este año está "plenamente justificado" por su capacidad de generar actividad económica y es "perfectamente compatible" con el objetivo de ahorrar energía.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento