Hallan en Puerto Rico el reptil invasivo "lagarto de fuego"

Imagen de un lagarto de fuego.
Imagen del lagarto de fuego hallado en Puerto Rico.
DRNA / EFE

Un agama común o "lagarto de fuego", un reptil invasivo y que puede ser una amenaza para otras especies, aunque no venenoso, ha sido avistado en Puerto Rico, según ha informado este jueves el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA). La secretaria del DRNA, Anaís Rodríguez Vega, ha explicado que el descubrimiento lo ha realizado un pescador, Víctor García, quien publicó una imagen en las redes sociales.

"La colaboración ciudadana es esencial para la preservación y conservación de los recursos naturales. Identificar especies exógenas y alertar a las autoridades es una gran aportación que merece nuestro agradecimiento", ha sostenido Rodríguez Vega.

"Aunque no sabemos aún de qué manera llegó el agama, debo reiterar de todos modos que traer especies exógenas a la isla está regulado por normas y reglamentos y requiere permisos del DRNA. No apegarse a estos procesos puede ser un delito y conlleva multas", ha avisado.

Ante ello, ha declarado que Puerto Rico sufre de una serie de especies exógenas para los que no hay depredadoras naturales, como caimanes e iguanas de palo, entre otras, que son una serie amenaza para la vida humana y/o para otras especies que habitan en la isla.

El avistamiento del reptil ha ocurrido a 1,6 millas del punto más cercano a la pista de aterrizaje y despegue del Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín. Ricardo López, director interino de la División de Investigación y Manejo Pesquero del DRNA, ha manifestado que es la primera vez que se recibe información sobre avistamientos de este reptil.

Los colores aposemáticos son una estrategia antidepredatoria que deja saber a posibles depredadores que es una especie tóxica o de desagradable sabor. De acuerdo con López, esta especie puede crecer hasta los 45 centímetros de longitud y es oriunda de África, así como que pudo haber llegado en uno de los aviones que proceden de Fort Lauderdale (Florida, EE.UU.), por ser considerada invasora de dicho lugar.

"Aunque esta especie es difícil de mantener en cautiverio, pues a menudo no logra establecerse o alimentarse bien. No se puede descartar que se pudo dar su entrada a la isla a través del tráfico ilegal de especies como mascotas", ha asegurado. A pesar de no ser venenosa, si muerde a una persona se debe lavar la herida con agua y jabón para eliminar posibles bacterias.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento