La sequía se intensifica en España con los embalses en sus peores datos desde 2005

ANDALUCÍA.-Huelva.- La última laguna permanente de Doñana se seca por la sequía y la sobreexplotación de acuíferos, según el CSIC
La última laguna permanente de Doñana se seca por la sequía y la sobreexplotación de acuíferos, según el CSIC
20M EP

La situación de sequía se está agudizando en casi todo el país, con los embalses al 35% de su capacidad total y siendo el peor registro para estas fechas desde 2005, lo que se ha visto intensificada con una merma del 26% en la media de precipitaciones. Además, las previsiones indican que la situación no mejorará demasiado este otoño.

En estos últimos 17 años, los porcentajes de reserva hídrica han oscilado entre el 70%, alcanzado en los primeros días de septiembre de 2013 (el mejor dato de dicha serie), hasta el 35% actual, el dato más bajo, según el Ministerio para la Transición Ecológica.

La situación de los embalses por comunidades autónomas señala grandes contrastes en el agua embalsada: mientras que el País Vasco es la que más porcentaje de agua tiene (68,6%), Andalucía es la que menos acumulación registra (25,7%).

Por otro lado, con porcentajes entre el 50 y 40% de capacidad, se encuentran Asturias con (58,8%), la Comunidad de Madrid (57,6%), la Comunidad Valenciana (53,8%) y La Rioja (53%), a las que le siguen Galicia (48,7%), Cataluña (43,6%) y Aragón (40,7%). Ya con menos del 40% se sitúan Castilla y León (38,3%), Cantabria (38%) Navarra (34,4%), Castilla-La Mancha (31,6%), Murcia (31%) y Extremadura (30,2%).

Respecto a las precipitaciones, el valor medio para España, desde el 1 de octubre de 2021 hasta el 4 de septiembre de 2022, es de 444 litros por metro cuadrado, lo que representa alrededor de un 26% menos que el valor normal en dicho periodo (601 litros), según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Así, las cantidades acumuladas se encuentran por debajo de lo normal en gran parte de la Península y de las Islas Canarias, excepto en una franja en el Levante, que abarca desde el sur de Almería hasta el delta del Ebro, y en puntos de la cornisa cantábrica, las Pitiusas y el norte de Mallorca.

Rubén Del Campo, portavoz de la Aemet, ha indicado que, de momento, nos encontramos ante el cuarto año hidrológico más seco de la serie historia desde 1961, y el tercero del siglo XXI, sólo por detrás de los años 2004-2005 y 2011-2012.

Se espera un otoño más seco de lo habitual

A corto plazo, se prevén lluvias este fin de semana en el noroeste peninsular y algún chubasco en el norte de Cataluña y Aragón. Asimismo, se espera que la semana que viene sea algo más lluviosa por la llegada del ciclón tropical Danielle, ya convertido en una borrasca extra-tropical, y que dejará precipitaciones en más zonas.

Estas precipitaciones serán "bien recibidas", ha apuntado Del Campo, aunque, sin embargo, los pronósticos a largo plazo no se prevén tan satisfactorios: las predicciones para la estación otoñal apuntan a un "menor número de borrascas de lo habitual para este periodo".

Los pronósticos, con un 50% de probabilidad, apuntan que septiembre, octubre y noviembre serán más secos de lo normal, con mayor incidencia en el oeste y en el centro de la península, según el portavoz.

De esta manera, la situación de escasez de agua es la consecuencia, entre otras variables, del segundo invierno más seco desde 1961, una primavera en su conjunto más lluviosa de lo normal, pero incapaz de arreglar la situación de sequía, y un bimestre junio-julio que se ha caracterizado por ser el más cálido desde que hay registros.

Paralelamente a ese calor extremo, hay que recordar que, en concreto, julio también ha sido muy seco, con unas lluvias que en el conjunto de la España peninsular han quedado en torno a 9 litros por metro cuadrado, cuando la media es de 17,4 litros, lo que también le convierte en el julio con menos precipitaciones de los últimos 15 años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento