Rocío Carrasco recuerda cómo se reconcilió con su padre días antes de su muerte y lanza un ultimátum para Raquel Mosquera

Rocío Carrasco, en 'En el nombre de Rocío'.
Rocío Carrasco, en 'En el nombre de Rocío'.
Mediaset

Mucho se ha especulado sobre el último encuentro entre Rocío Carrasco y su padre, el boxeador Pedro Carrasco, durante estos años. Ambos se vieron tras un año sin hablarse y, pocos días después, el onubense falleció por un infarto total.

La versión de Rocío Carrasco sobre esta estapa de su vida se pudo conocer este martes 6 de septiembre en Telecinco, que emitió el tercer capítulo de En el nombre de Rocío, la segunda temporada de Rocío, contar la verdad para seguir viva.

La docuserie ya se encuentra al completo en la plataforma de pago de Mediaset, pero es la primera vez que se pudieron ver las valoraciones de Rocío Carrasco en compañía de los colaboradores y de Sandra Barneda, que debutó en el formato con un abrazo a su amiga y excompañera de Hable con ellas.

La entrega puso el foco en desmentir muchas de las informaciones que se habían dado en el nombre de Pedro Carrasco, padre de la protagonista de la docuserie. Así, Rocío Carrasco y su familia no mediática perfilaron una relación entre Raquel Mosquera y Pedro Carrasco menos idílica de lo que parecía desde el exterior.

Según ellos, el boxeador terminó aislado de todos sus amigos y familiares, no quería ser padre con la peluquera y tenía intenciones de separarse de esta. Por su parte, Rocío Carrasco recordó que estuvo un año sin hablar con su padre porque este trató mal a su pareja, Fidel Albiac, tras el accidente de tráfico que sufrieron en febrero del año 2000.

Bastantes meses después, el boxeador se puso en contacto con su hija para llevarle unos regalos a sus nietos —Rocío y David Flores—. Pese a que en un principio Rocío Carrasco se negó, finalmente accedió al encuentro, aunque puso la condición de que fuese en su casa, porque le había llegado que Raquel Mosquera había intentado venderle el encuentro a la prensa y quería que este tuviera lugar en un sitio público.

"La tumba no sé si la cuida, pero a él no lo cuidó"

Según dijo Carrasco, la de ese día fue una de las mejores conversaciones que tuvo con su padre y finalmente ambos consiguieron aclarar las diferencias y hacer las paces. Además, el boxeador se disculpó con Albiac. 

Sobre el encuentro, dio a entender que Raquel Mosquera se dedicó a llenarle un vaso de whisky a Pedro Carrasco, a sabiendas de que le habían recomendado evitar ese tipo de sustancias por unos problemas de salud que le estaban evaluando. "La tumba no sé si la cuida, pero a él no lo cuidó", aseveró.

Esta versión contrastó mucho con la que contó —y teatralizó— Raquel Mosquera hace unos años, según la cual padre e hija se habían dirigido todo tipo de improperios y no habían llegado a ningún acuerdo, sino todo lo contrario. 

Rocío Carrasco reclamará el cinturón de su padre judicialmente

En la docuserie también se recordó la repentina muerte del boxeador, 12 días después de la reconciliación, y cómo, según Rocío Carrasco, Antonio David Flores hizo que hubiese gente que la abucheara en el funeral de su padre. 

Además, afeó que la familia de Raquel Mosquera no respetase su petición de despedirse de su padre en su casa y dejaran que el cadáver se sacase rápido del inmueble. Por último, Rocío Carrasco le lanzó una certera advertencia a Raquel Mosquera.

Y esta versó sobre el cinturón de campeón mundial del boxeador, algo que le había pedido en otras ocasiones. Así, y tras hacerlo tanto en el documental como en el plató, le recomendó a Mosquera que tuviera mucho cuidado de ahí en adelante con lo que hacía con el cinturón, pues iba a reclamárselo judicialmente y hace poco la peluquera dijo que pensaba dárselo, junto a fotografías y otras pertenencias personales del difunto, a sus nietos, David y Rocío Flores.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento