Claves

Desconfianza, posible voto de castigo a Boric o movilización del "rechazo": ¿por qué Chile dijo 'no' a la nueva Constitución?

Adherentes de la opción "rechazo" celebran el resultado del plebiscito constitucional, el 4 de septiembre de 2022 en Santiago (Chile).
Adherentes de la opción "rechazo" celebran el resultado del plebiscito constitucional, el 4 de septiembre de 2022 en Santiago (Chile).
EFE

Chile quiere una nueva Constitución, pero no la que se ha redactado. Esa es la conclusión de dos años de proceso que se iniciaron en 2020, cuando el respaldo por un nuevo texto fue aplastante en el país, con el objetivo de dejar atrás la Carta Magna heredada de la dictadura de Pinochet, y que han acabado este domingo con el rechazo al texto redactado para sustituirla. El 62% de los ciudadanos -con una participación del 78%- dijo no a una Constitución a la que se le dio la espalda, según algunas voces, por ser de parte y no de todos. En todo caso, el presidente Gabriel Boric quiere que esto solo sea un punto y seguido, pero la pregunta es... ¿por qué los chilenos han dado la espalda a esta nueva Constitución?

Stephanie Alenda, doctora en Sociología y directora de investigación de la facultad de Educación y Ciencias Sociales de la Universidad Andrés Bello, comenta a 20minutos que "hay que interpretar el rechazo como rechazos con distintos sentidos sobre los cuales aún se sabe poco porque la elección es muy reciente, pero sobre los cuales podemos tener algunas hipótesis en base a los datos". En este sentido, Alenda expresa que la "contundente victoria del rechazo desnuda la falta de autocrítica que se dio antes de la elección para explicar el auge del rechazo. Se le atribuyó únicamente a la desinformación o a los ataques a la Convención sin considerar lo que generaban ciertos contenidos del texto".

"Son varios los factores que pudieron conjugarse para explicar el resultado: van desde la situación económica del país, la crisis de seguridad, o que por ejemplo el tema de la plurinacionalidad haya sumado puntos para el rechazo", prosigue la académica, que añade además un posible "error de abanderizarse tan rotundamente por parte del presidente de todos los chilenos con la opción del apruebo". Así, "el resultado podría también reflejar un plebiscito sobre su gestión".

Alenda, asimismo, ve un punto importante en el hecho de que el texto "tenga ciertos contenidos muy de vanguardia, pero que parecen al mismo tiempo en desconexión con lo que quiere la ciudadanía. Ahí se produce una brecha" con temas que no tienen eco entre ciertas poblaciones. "El texto parece a veces ideado desde una burbuja intelectual, con cierto efecto maximalista", desarrolla a este respecto. "Se agrega a esto mucha incertidumbre sobre la implementación de un texto refundacional", concluye la profesora. Se ha producido, con todo, en el resultado una respuesta negativa "a un proceso que ha sido tumultuoso".

En cuanto a la figura de Boric, Alenda esgrime que "se ven coincidencias entre su programa de Gobierno, en particular el primero, antes de la segunda vuelta y el proyecto de Constitución" que no se ha aprobado. "Dada esta afinidad y viendo que el presidente se ha acoplado de alguna manera al resultado de la votación, es una derrota mayor para él" que haya ganado el rechazo, comenta la profesora. "Ya desde el discurso que pronunció está llamando a grandes acuerdos para dar continuidad al proceso constituyente, pero habrá también un cambio de gabinete. No sabemos todavía lo que va a pasar después del cambio de gabinete, pero sí que marca un hito en el gobierno de Boric", termina Alenda.

No nos podemos pronunciar todavía sobre lo que va a pasar, pero sí que marca un hito para Boric

Por su parte, el politólogo Jaime Bordel sostiene que el rechazo se debe a un conjunto de varios factores que él resumiría en tres: "La desconfianza generada hacia el órgano constituyente durante el proceso de redacción del texto, las campañas difamatorias orquestadas desde los sectores más duros de la derecha y la movilización a favor del rechazo de una parte importante del centroizquierda".

"La desconfianza hacia el texto creo que viene no tanto del contenido del texto sino de las acciones que llevaron a cabo algunos constituyentes durante el proceso", prosigue, yendo ya más al ambiente que al propio texto. "Un diputado se inventó que padecía cáncer y tuvo que abandonar su escaño, otro votó una moción desde la ducha…. Hubo una serie de comportamientos que no estuvieron a la altura y generaron un clima adverso a la convención. A esto se han sumado campañas de bulos que la campaña del apruebo no ha sabido contestar", esgrime también Gil.

Pero a la larga, el 'no' a la nueva Constitución ha sido bastante transversal. En palabras de Bordel, "que el centroizquierda tomara parte activa de la campaña del rechazo, siendo el principal protagonista, -sobre todo tras la victoria de Boric en las últimas elecciones- ha sido clave también en esta victoria". Hay además otro componente que, aunque quizás menor, ha estado presente en la votación de este domingo. "También ha podido influir que el presidente se posicionara a favor del texto, ya que hay quien dice que ha sido una suerte de voto de castigo", comenta el analista, que, eso sí, da más peso a "factores que ya venían de antes y que sí se puede decir que hayan sido determinantes", como los ya resumidos.

Una mezcla de excesos retóricos y desconfianza

Los temas de plurinacionalidad, justicia y sistema político son, para Bordel, los más relevantes de ese rechazo. "Ha sido una mezcla explosiva, pero el de la justicia creo que es el más importante porque por ejemplo no quedaban claras las competencias para los pueblos indígenas". El asunto del Senado, que cambiaba de nombre (para pasar a ser una Cámara de las Regiones), también ha sido importante "porque se pasaba a un bicameralismo atenuado". Pero, no obstante, "el debate se ha llevado a cabo en otros términos, y lo decisivo quizás hayan sido los excesos retóricos".

Boric ha sido seguramente la persona que más ha apostado por este proceso de todo el arco parlamentari

Este escenario, considera el analista, "afecta a Boric muy negativamente" dado que él "se había posicionado a favor del apruebo y ahora mucha gente le atribuye a él la derrota", pero Bordel considera que "los errores vienen de bastante más atrás, por lo que otro posicionamiento del presidente no habría cambiado el resultado". A nivel personal, continúa, "Boric ha sido seguramente la persona que más ha apostado por este proceso de todo el arco parlamentario".

¿Y el futuro? A nivel del presidente, sostiene Bordel, "podría recuperarse si encauza el proceso de nuevo para el medio plazo". Por ahora lo poco que se sabe es que se convocan a los partidos en la Moneda, "y la derecha ya no se ha presentado para que Boric asuma una parte de la derrota". Con todo, "habrá proceso constituyente de nuevo sí o sí, aunque todavía no se saben los flecos. Eso sí, un acuerdo impulsado desde la presidencia no parece factible, pero sí desde el Congreso a través de los partidos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento