Sánchez cambia de argumento para convencer a UP del aumento del gasto militar apelando a los puestos de trabajo y a la labor de la UME

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa con la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, durante la segunda jornada del debate sobre el estado de la nación.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa con la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, durante la segunda jornada del debate sobre el estado de la nación.
Chema Moya / EFE

Tanto Pedro Sánchez como Yolanda Díaz destacan la lealtad del uno para con el otro. También la sintonía, que es patente en la mayoría de los asuntos. No así en lo referido al ámbito del Ministerio de Defensa, que se anticipa como uno de los grandes escollos a salvar para que la coalición no entre en barrena. El presidente del Gobierno debe comenzar ya el aumento del gasto militar al ser un compromiso adquirido con la OTAN, pero la vicepresidenta segunda y líder del espacio de Unidas Podemos sigue negándose, unas diferencias que pueden poner en peligro los Presupuestos de 2023, en los que el PSOE quiere dejar su impronta en forma de más millones para el departamento de Margarita Robles.

Es por ello por lo que el jefe del Ejecutivo ha comenzado a desplegar nuevos argumentos que justifiquen su postura, que van desde los puestos de trabajo que genera la industria -una tesis difícil de rebatir por la propia titular de Trabajo- hasta la labor de ciertos cuerpos, como la Unidad Militar de Emergencias (UME), que en los últimos años ha tenido especial relevancia con sus actuaciones en la pandemia de coronavirus, pero también en los incendios que han asolado España este verano.

Lo hizo, sin ir más lejos, este jueves. En este sentido, aseguró, en una entrevista en la Cadena SER, que el aumento de dinero para gasto militar no solo tiene que ver con el mensaje de disuasión que se le pretende enviar a la Rusia de Vladimir Putin, sino que también el dinero invertido a Defensa afecta a la UME, que ha ayudado "tanto" en los incendios y catástrofes naturales, o a la ciberseguridad. Además, también señaló que se incluye en esa partida las retribuciones para las tropas, congeladas desde 2005 y actualizadas -por 207 millones de euros- para este año. "Hablamos también de 100.000 empleos cualificados repartidos por toda España", añadió el presidente.

Además, estos argumentos también fueron esgrimidos por la titular de Defensa. Tras visitar distintos acuartelamientos en Jaca (Huesca), señaló que invertir en Defensa es "invertir en seguridad, en paz, en industria nacional y en puestos de trabajo". En este sentido, Robles, siempre defensora de Sánchez, recordó que las decisiones en política exterior corresponden al presidente. Bajo esa máxima, Sánchez también aprovechó para despejar toda duda de que esa inversión se acometerá: "Sí habrá aumento en el gasto de Defensa, ese es el planteamiento que haremos". Eso sí, también recordó que el Gobierno de coalición solo suma 153 escaños en el Congreso de los Diputados, lejos de los 176 que son necesarios para aprobar las cuentas del próximo año. "Será un diálogo", lanzó el jefe del Ejecutivo, que dio por hecho que "habrá acuerdo".

En la entrevista, Sánchez también quiso respaldar a la vicepresidenta segunda, que el lunes aseguró que el aumento del gasto militar no estaba incluido en el techo de gasto, que es el límite de la cantidad que el Gobierno puede invertir en los Presupuestos. El presidente insistió en que Díaz estaba siendo "y es leal" con la "línea" del Gobierno, a la vez que decía estar cómodo con la líder del espacio morado. Dentro del Gobierno se da por hecho que ese aumento se producirá, aunque es probable que termine haciéndose como la última inversión de 1.000 millones que sacudió el Ejecutivo a comienzos de verano. Esto es, como un aumento del crédito y no como una partida en los Presupuestos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento