Por qué el trabajo en logopedia es fundamental para los niños con autismo

Terapia con logopeda
La logopedia es fundamental para dotar al niño de herramientas útiles en su día a día.
FREEPIK

Las posibles dificultades en el lenguaje en niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA) se pueden reflejar de manera muy heterogénea. Algunos pueden presentar problemas severos a la hora de utilizar el lenguaje oral como medio de comunicación y requieren un Sistema Aumentativo y Alternativo de Comunicación (SAAC) para poder comunicarse con su entorno más directo. Otros pueden tener dificultades a nivel morfosintáctico, en los prerrequisitos del lenguaje o en la literalidad del lenguaje.

En todos estos casos, una intervención logopédica es fundamental para dotar al niño de diferentes estrategias y herramientas para poder comunicarse en su día a día.

Mejorar la fluidez y la pragmática del lenguaje

En primer lugar, la logopedia interviene en los prerrequisitos del lenguaje, definidos como las diferentes habilidades que se desarrollan antes de la aparición del lenguaje y que son fundamentales para conseguir su correcta adquisición. Los niños con TEA suelen presentar dificultades a la hora de centrar la atención en la persona que les está hablando, respetar turnos o en la intención de comunicarse con el otro.

Hay niños con TEA que tienen dificultades también con la construcción de oraciones sintáctica y morfológicamente correctas para describir situaciones o en la comunicación espontánea. En este caso, la intervención logopédica les ayudará a conseguir una mayor fluidez y una correcta construcción de las diferentes estructuras sintácticas para que puedan usarlas en su día a día.

Por otro lado, en algunos casos el logopeda podrá trabajar con el niño implementando un SAAC como herramienta de comunicación para él. El profesional se encargará de introducir este nuevo sistema de comunicación y de trabajar con el paciente el modo de comunicarse. Además, trabajará para que la comunicación sea correcta y cada vez más fluida con las personas de su entorno.

El logopeda también se encargará de trabajar la pragmática del lenguaje, uno de los componentes que más necesidad de tratamiento suelen mostrar los niños con TEA. La pragmática hace referencia a cómo se usa el lenguaje en el día a día y cómo varía dependiendo del contexto en el que se use, la persona a la que se esté hablando, la situación o la información compartida. 

En muchas ocasiones, los niños con Trastorno del Espectro Autista presentan dificultades que afectan a este componente del lenguaje y tienen problemas para diferenciar la manera en la que deben usarlo en diferentes momentos, en la comprensión del lenguaje no literal o para ponerse en el lugar de otra persona y poder decir lo que sienten o piensan.

Por tanto, el niño con TEA presenta una amplia posibilidad de enfoques en la intervención logopédica. Dependiendo del perfil de cada uno, debe ser el profesional quien marque diferentes objetivos en el tratamiento y priorice aquellos que el paciente necesita más.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento