Erdogan asume que la guerra "terminará en la mesa de negociaciones" y se posiciona: "Turquía está en el lado de Ucrania"

Erdogan saluda a Zelenski en Leópolis.
Erdogan saluda a Zelenski en Leópolis.
EFE

"Turquía está en el lado de Ucrania". El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha pronunciado estas palabras tras verse en Leópolis con su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y ha dejado atrás su hasta ahora conocida equidistancia como mediador en la guerra. De hecho, hace solo unos días mantuvo un encuentro con Vladimir Putin. Si hasta ahora no había elegido bando -por ejemplo Turquía no ha aplicado sanciones contra Moscú pese a ser miembro de la OTAN-, Erdogan ahora sí ha sido muy rotundo.

Con todo, hizo un llamamiento para que, ante un conflicto ya enquistado, la comunidad internacional asuma más protagonismo y "una mayor responsabilidad para la reactivación del proceso diplomático". Por otro lado, el presidente otomano advirtió del riesgo de una nueva catástrofe nuclear que podría derivarse de la invasión rusa en Ucrania, donde se hallan varias centrales atómicas, objetivo de combates, sobre todo en el caso de la instalación de Zaporiyia, ahora bajo el control de las tropas rusas y que es la más grande de Europa. "No queremos un nuevo Chernóbil", sentenció Erdogan.

De esta forma, Estambul asume que "la guerra terminará eventualmente en la mesa de negociaciones" y el presidente aseguró también que tanto Guterres como Zelenski están de acuerdo en este punto. Y, sobre su postura, defendió el papel de Turquía desde el inicio de la invasión: "Hemos enviado 98 camiones de ayuda humanitaria para satisfacer las necesidades urgentes del pueblo ucraniano. Hemos alojado temporalmente a casi 325.000 ucranianos". Eso sí, recalcó su intención de mantener abierto el canal de comunicación con el Kremlin en busca de una solución.

Pero Zelenski pone condiciones. El presidente ucraniano ha vuelto a dejar claro que no negociará hasta que Rusia no saque a todas sus tropas de Ucrania. El jefe del Ejecutivo ucraniano, que inicialmente recibió por separado a sus dos invitados, coincide con ellos en que es posible un diálogo, pero por ahora no hay indicio alguno de que este vaya a llegar a corto plazo, a pesar del acuerdo para la exportación del grano en el que Turquía y la ONU ejercieron de mediadores.

Guterres, en sus reacciones, hizo hincapié precisamente en que la evolución del conflicto no puede ser hacia una catástrofe nuclear a partir de los problemas en Zaporiyia. El secretario general de la ONU pidió que haya un acuerdo para que sea utilizada como infraestructura civil y garantizar la seguridad de la zona. "La instalación no debe ser utilizada como parte de ninguna operación militar. En cambio, se necesita con urgencia un acuerdo para restablecer Zaporiyia como infraestructura puramente civil y garantizar la seguridad de la zona", sostuvo el dirigente portugués, antes de añadir que podría darse "una misión de investigación" siempre que el lugar sea "seguro".

La seguridad alimentaria, otro punto clave

La intervención de Guterres empezó refiriéndose a la situación de seguridad alimentaria e insistió en que "no habrá solución a la crisis alimentaria mundial sin garantizar el pleno acceso mundial a los productos alimenticios de Ucrania y los alimentos y fertilizantes rusos".

En ese contexto, Guterres expresó su satisfacción de que hay señales que apuntan a una bajada de los precios internacionales pero advirtió que no hay que hacerse ilusiones y que falta un largo camino por recorrer antes de que ello se refleje en el día a día de la gente. "Las cadenas de suministro aún están interrumpidas. Los costos de energía y transporte siguen siendo demasiado altos", dijo.

Sobre esto, el Ministerio de Defensa de Turquía ha informado este jueves de que 622.000 toneladas de cereales han puesto rumbo a los mercados mundiales desde los puertos ucranianos, después de mediar junto a Naciones Unidas un acuerdo entre Rusia y Ucrania para desbloquear esta situación. Desde el 1 de agosto, un total de 25 barcos han zarpado desde los puertos del mar Negro para exportar cereales, mientras que otros 18 han atracado en los muelles ucranianos, según detallan las autoridades turcas.

Por otro lado, Guterres dijo que la ONU seguirá trabajando para brindar apoyo humanitario a Ucrania y subrayó que el principal problema sigue siendo la guerra producto de una invasión que calificó de violación de la integridad territorial de Ucrania y de la Carta de las Naciones Unidas. "La gente necesita paz, paz de acuerdo con la Carta de las Naciones Unidas y con el derecho internacional una paz que refleje las aspiraciones de las personas de todo el mundo, en particular de los jóvenes, de tener oportunidades y un futuro sin violencia", aseguró

Mostrar comentarios

Códigos Descuento