La natalidad en España sigue en mínimos: 159.705 nacidos en el primer semestre, el segundo peor dato desde que hay registros

  • El número de fallecimientos se sitúa en 275.872, 13.000 más que en el mismo periodo de 2021.
El postparto es uno de los temas de los que menos se habla.
Una madre con su bebé.
Freepik
Una madre con su bebé.
Freepik - ATLAS

La natalidad en España continúa en mínimos. Año tras año viene marcando las cifras más bajas desde que comenzó a contabilizarse en 1941. Este miércoles se han publicado los datos provisionales de enero a junio de 2022 y aunque finalmente reflejan una remontada, viene a ser muy ligera. A la espera de la estadística definitiva, este sería el segundo peor primer semestre de la serie histórica.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha informado de que en el citado periodo nacieron 159.705 bebés. Esto supone 211 más que los 159.494 que vinieron al mundo en los primeros seis meses del año pasado. La cifra provisional publicada hace un año era de 160.681, algo superior a la definitiva dada a conocer ahora. Así, finalmente la diferencia interanual sería positiva en un 0,13%, frente al descenso del 4,3% registrado tanto en 2021 como en 2020. 

Desde 2015 se venía contabilizando una bajada en esta materia durante los primeros seis meses del año. Entonces los nacimientos rozaban los 205.000. Solo cuatro años antes de estas cifras, en el primer semestre de 2018, los alumbramientos mensuales rondaban y superaban en su mayoría los 30.000. En esta ocasión ningún mes ha sobrepasado los 28.000. El dato más alto se registró en enero, con 27.563.

El INE también ha publicado el número de fallecimientos, en este caso hasta el 25 de julio, o lo que es lo mismo, la semana número 30. Desde el 1 de enero hasta entonces murieron en España 275.872 personas, 13.317 más que en el mismo periodo de 2021.

Esa cifra es igualmente superior a la registrada en 2019 (249.459) y en 2018 (256.571). No obstante, son 19.062 muertes menos que en 2020 (294.939), el primero de la pandemia de Covid-19. En aquel momento el país registró la mortalidad más alta desde la postguerra así como la mayor pérdida de población. 

La mayor parte de los decesos producidos en 2022 se acumulan en verano, según el sistema de monitorización de la mortalidad diaria (MoMo) del Instituto Carlos III, que atribuye hasta 2.223 muertes a las altas temperaturas en el mes de julio. En lo que va de año ha habido 5.276 decesos relacionados con el calor, en comparación con los 744 de 2021.

Por otro lado, se observa que la mayor parte de las defunciones se concentraron en edades avanzadas. En concreto, han fallecido 1.091 hombres de entre 85 y 89 años y 1.438 mujeres en esa misma horquilla. En la franja de más de 90 años han muerto 3.259 hombres y 6.774 mujeres.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento