¿Necesitamos alimentar a nuestros gatos con comida húmeda para asegurar que toman suficientes líquidos?

Dos gatos alimentándose con comida húmeda.
Dos gatos alimentándose con comida húmeda.
PIXABAY

Los gatos son conocidos a veces como "poco bebedores" lo que, especialmente en época de verano, puede preocupar a muchos dueños que consideran que sus mininos no toman una cantidad suficiente de líquidos. Ante esta situación, es muy común ofrecerles comida húmeda (las famosas "latitas"), pero... ¿Son realmente necesarias?

"Lo habitual es que un gato por sí mismo beba el agua que él necesita", asegura Mireia Berenguer, especialista en conducta felina por la Sociedad Internacional de Medicina Felina (ISFM por sus siglas en inglés) y educadora canina en Kireba. "Por supuesto, debemos asegurarnos que siempre tiene agua fresca, sus bebederos están limpios y que la colocamos en los lugares adecuados a sus necesidades como felino".

Dicho esto, podemos afirmar que a un gato sano no hace suplementarlo con la ingesta de agua, ahora bien, hay felinos que por una enfermedad puntual, una operación o algún problema de salud, estén bebiendo menos agua de la habitual y, por tanto, la comida húmeda no solo es un aporte extra de agua si no que puede animarles a comer.

"En otros casos, hay gatos con determinadas enfermedades asociadas, sobre todo al tracto urinario y riñones, para los que si es interesante un aporte extra de agua", comenta la experta en conducta felina. "En estos casos, animal a beber y dar comida húmeda en algunas de las raciones diarias (o todas) puede ser de gran ayuda en la evolución de su enfermedad".

Qué tener en cuenta a la hora de ofrecer comida húmeda

Este tipo de comida nos ayuda mucho a la hora de administrar medicaciones como jarabes o pastillas aplastadas, que son fáciles de camuflar mezcladas con una latita. "Fuera de estos casos, la alimentación con comida húmeda o seca es una opción y decisión del propietario en función de las necesidades, características y preferencias de su gato", explica Berenguer.

"Hay gatos que rechazan el pienso seco y solo quieren latas o sobres, pero en general, la mayoría de personas alimentan con pienso seco y utilizan la comida húmeda una o dos veces al día como un plato especial", añade. "Lo que sí es importante es que como en todos los tipos de alimentación para gatos, hay que tener en cuenta la calidad del alimento".

Para saber si la comida que le estamos ofreciendo es de calidad, debemos analizar el etiquetado, sus ingredientes y los porcentajes de proteínas, agua, hidratos de carbono, grasa... Y, sobre todo en el caso de gatos con enfermedades, que sea un alimento adecuado para su patología.

Es mejor ofrecerles la comida húmeda a temperatura ambiente o incluso calentada a 30 grados para que el gato la saboree mejor

"A la hora de darles comida húmeda, también tenemos que tener en cuenta el total de ingesta de comida del día y el peso de nuestro gato, para hacer un balance con la comida seca y evitar el sobrepeso", advierte la especialista en conducta felina. "También miraremos cuánto le gusta a nuestro gato y si luego va a rechazar el pienso o no".

Otra cosa que tendremos que valorar es el hábito que generamos alrededor del momento en el que damos la comida húmeda a nuestros gatos, si ellos lo perciben como un premio o no. "Si decidimos que todas las mañanas a las 6:30h le daremos una latita y el gato lo espera con muchas ganas, tendremos un problema lo domingos cuando el gato nos exija su lata favorita en su horario habitual", expresa Berenguer.

"Por último, en cuanto a la temperatura a la que se administra, es mejor a temperatura ambiente o incluso puede calentarse a 30 grados (temperatura de su lengua) para que el gato la saboree mejor, aunque no es imprescindible", concluye la experta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento