Descubren la diana para 'frenar' la progeria: la enfermedad del envejecimiento prematuro en niños y adolescentes

Ilustración de un niño con progeria.
Ilustración de un niño con progeria.
CARLOS GÁMEZ

Un equipo de científicos liderado por el catedrático de Biología del Desarrollo de la UCAM Juan Carlos Izpisua ha descubierto un tipo de ARN que se acumula en el núcleo celular de las personas que padecen un envejecimiento prematuro o progeria, y que el bloqueo de este ARN revierte los síntomas de esta enfermedad y prolonga la vida en ratones. 

Los resultados, publicados en la revista Science Translational Medicine, derivan de uno de los proyectos centrado en el estudio de un fragmento de ARN conocido como LINE-1. 

Los LINE-1 son elementos pertenecientes a la familia de los retrotransposones, unos fragmentos de ADN capaces de saltar por el genoma. Estos pueden alterar la estabilidad y evolución del genoma, y están asociados a varias enfermedades, como en envejecimiento.

"Estos hallazgos proporcionan una nueva visión de los síndromes progeroides y de cómo tratarlos"

Los síndromes progeroides, que incluyen el síndrome de Hutchinson-Gilford y el de Werner, son enfermedades poco frecuentes que causan envejecimiento acelerado en niños y adolescentes, y actualmente no existen terapias eficaces. Ahora, un equipo científico ha identificado una nueva diana para su tratamiento.

"Estos hallazgos proporcionan una nueva visión de los síndromes progeroides y de cómo tratarlos, a la vez que destacan la importancia del ARN LINE-1 en el proceso de envejecimiento normal", ha afirmado Izpisua, Catedrático de Biología del Desarrollo de la UCAM, profesor del Laboratorio de Expresión Génica de Salk Institute y director del Instituto de Ciencias Altos Labs en San Diego, California. 

¿Qué es la progeria?

La progeria son trastornos genéticos progresivos extremadamente raros que hacen que los niños envejezcan rápidamente, comenzando en sus primeros dos años de vida.

Los niños con progeria generalmente parecen normales al nacer. Durante el primer año comienzan a aparecer signos y síntomas, como crecimiento lento y caída del cabello. 

Los problemas cardíacos o los accidentes cerebrovasculares son la causa eventual de muerte en la mayoría de los niños con progeria. La expectativa de vida promedio para un niño con progeria es de aproximadamente 13 años. Algunos mueren más jóvenes, y otros pueden vivir más, incluso hasta 20 años.

A día de hoy no hay cura para la progeria, pero investigaciones como esta en curso muestran cierta promesa de tratamiento.

Tratamientos para extender la vida

El nuevo estudio está basado en conocimientos previos. Por un lado, el equipo ya sabía que una de las firmas moleculares que están detrás del envejecimiento normal y del envejecimiento de estos síndromes es la alteración de la organización general del ADN en el núcleo celular.

Por otro lado, el equipo también conocía que una parte muy elevada del genoma, alrededor del 20%, la constituyen los LINE-1 asociados al envejecimiento.

Los investigadores han identificado que el ARN del LINE-1 se acumula en las células de los pacientes con síndrome progeroide (en el laboratorio, vieron que sus células tenían entre 4 y 7 veces más de este ARN que las células de individuos sanos). "Esta acumulación de niveles de ARN conduce a alteraciones en la organización del ADN y al desarrollo de otras complicaciones en las células, lo que finalmente provoca la pérdida de la función celular".

Los niños afectados de progeria muestran un aspecto típico de anciano y fallos en distintos órganos.
Los niños afectados de progeria muestran un aspecto típico de anciano y fallos en distintos órganos.
PROGERIA RESEARCH FOUNDATION

Para Izpisúa, además de descubrir ciertos aspectos de los mecanismos de cómo funcionan estos elementos, lo más relevante, desde el punto de vista práctico, es que cuando se disminuye la actividad de LINE-1 se extiende la vida y la salud de los modelos animales de progeria.

El equipo desarrolló moléculas que podían unirse específicamente al ARN LINE-1, impidiendo su acumulación en las células; para administrarlas utilizaron unos pequeños trozos de moléculas de ARN diseñadas para unirse a dianas específicas y bloquear o modificar su función.

Esta tecnología se está probando para varias enfermedades, como el cáncer, y está aprobada, por ejemplo, para tratar la distrofia muscular.

¿Terapia antienvejecimiento?

"La identificación de esta nueva vía de rejuvenecimiento celular allana el camino para una mayor exploración de LINE-1 como diana terapéutica para los síndromes de envejecimiento acelerado", indicó Izpisúa.

Este enfoque podría en un futuro extenderse al envejecimiento fisiológico normal: "Con el tiempo creemos que una mejor comprensión de los mecanismos subyacentes a la actividad de Line-1 servirá para potenciar el rejuvenecimiento celular y para paliar los efectos negativos de muchas enfermedades asociadas al envejecimiento". 

Alexandra Peraut, una niña española

Alexandra, la niña que sufre progeria con el libro que habla de ella.
Alexandra, la niña que sufre progeria con el libro que habla de ella.
una niña entre 20 millones

Alexandra Peraut tiene seis años y vive cerca de Barcelona. Cuando tenía dos años el Dr. Carlos López-Otín, de la Universidad de Oviedo, le diagnosticó progeria. Ahora mismo Alexandra se encuentra en manos de la Progeria Research Foundation, que es la principal fundación de progeria del mundo con su sede en Boston, Estados Unidos. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento