Montero comparte una foto con su sacaleches y habla sobre la lactancia: "Las decisiones no nos hacen mejores o peores madres"

  • "Deberían ser siempre respetadas y deberían contar con el apoyo de una red que sostenga, acompañe y cuide", añade.
La ministra de Igualdad, Irene Montero (c), asiste al pleno del Senado este martes.
La ministra de Igualdad, Irene Montero (c), asiste al pleno del Senado.
EFE/ Chema Moya

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha aprovechado las redes sociales para hacer una defensa de una lactancia "sin culpa ni vergüenza", y lo ha hecho compartiendo una foto con su sacaleches, acompañada de un texto en el que reflexiona sobre esta cuestión. "Trabajamos para que todas las mujeres puedan elegir su camino también en la lactancia sin culpa ni vergüenza", redactó la ministra en su cuenta de Instagram. 

Quiere además que se puedan dar pasos "sin el cuestionamiento de una sociedad que todavía considera que las decisiones sobre nuestros propios cuerpos no son solo nuestras". Montero prosigue alegando que "las decisiones que tomamos sobre la lactancia no nos hacen mejores o peores madres; sobre todo, deberían ser siempre respetadas y deberían contar con el apoyo de una red que sostenga, acompañe y cuide".

Montero hace esta defensa contando su propia experiencia. "Si algo tienen en común todas las experiencias de lactancia que he vivido y compartido con mis amigas estos años es que casi ninguna ha sido como nosotras esperábamos. Hemos tenido que aprender juntas y sobre la marcha", comenta.

Y habla además de que en su momento ella misma fue casi autodidacta. "Mi primera lactancia, la de Leo y Manuel, fue básicamente esto: un sacaleches doble cada tres horas durante más de tres meses. Esa leche era el alimento de Leo y Manuel y lo que sobraba, como hacían otras madres de bebés prematuros, lo donábamos al banco de leche del Gregorio Marañón para otras criaturas", sostuvo, con una defensa también de los trabajadores públicos. "Cuánto le debemos a la sanidad pública, a todas sus profesionales, a Manuel Sanchez Luna", sentenció la titular de Igualdad.

Asimismo, quiso acordarse de quienes la acompañan a ella en su papel y en su experiencia como madre. "Fue una amiga muy querida, que vino a verme el primer día de hospital y no se separó de nosotros, quien consiguió que saliese leche de mi pecho. Con ella compartí después muchas otras dificultades y alegrías de nuestras lactancias y nuestras maternidades. Tres meses después, a las semanas de llegar a casa, pasamos a la leche de fórmula", añadió. 

Y reconoció que no fue un proceso sencillo: "Por el camino aprendí, vi cientos de vídeos, compartí experiencias con muchas amigas, hablaba de la lactancia de forma recurrente, leí y viví emociones muy intensas". El ritmo y la situación, eso sí, no fue igual con su hija. "Con Aitana las cosas fueron muy diferentes y hemos tenido dos años y medio de teta, de la que se despidió ella misma cuando las dos lo decidimos", terminó Montero.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento