El frigorífico es el electrodoméstico que más consume: estos son los consejos para ahorrar energía

Frigorífico
Frigorífico
Pexels

Los electrodomésticos son imprescindible en la cocina, por lo que son los aparatos que más energía consumen, sobre todo el frigorífico, que es el único que tiene que estar enchufado y trabajando durante todo el día, sin descanso. 

Al ser un aparato grande y que, además, no se puede desenchufar porque está en uso contantemente, es el electrodoméstico que más energía consume del hogar. De hecho, puede suponer hasta un tercio del consumo eléctrico de la casa.

Es por ello que se pueden seguir una serie de consejos y recomendaciones para tratar de ahorrar energía con el frigorífico en la medida de lo posible. 

El truco para ahorrar energía con la nevera

En primer lugar, a la hora de comprar un frigorífico nuevo, hay que fijarse en su eficiencia energética, ya que hay algunos modelos que presentan un buen equilibrio entre el precio y el ahorro de energía, lo que a la larga sale mucho más rentable. 

Posteriormente, cuando ya se tiene la nevera en casa, la principal recomendación es evitar la escarcha, la capa de hielo que se forma en las paredes del interior del congelador, ya que esto obliga al motor a trabajar más y, por tanto, gastará más energía. 

Así lo indican desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que explican que tan solo tres milímetros de escarcha en las paredes del aparato aumentan el consumo un 30%. 

  • Desconecta el aparato.
  • Prepara el espacio alrededor del aparato: coloca paños o papel absorbente alrededor para prevenir posibles derrames de agua.
  • Retira del congelador toda la comida y ponla en la nevera.
  • Retira todos los cajones y estantes.
  • Si tu aparato dispone de algún tipo de desagüe del agua descongelada, es el momento de usarlo.
  • Espera a que todo el hielo de descongele. Mientras puedes limpiar los cajones.
  • Limpia el interior del aparato bien con agua jabonosa bien con agua con unas gotas de vinagre.
  • Seca el congelador todo lo que puedas con trapos secos, así como los cajones y estantes.
  • Conecta de nuevo el congelador. 
  •  Si alguna comida se hubiera descongelado, no la congeles de nuevo.

Por otro lado, en la nevera también se pueden formar placas de hielo que igualmente hacen que se consuma mucha más energía, por lo que la OCU ha dado varios consejos para evitar la formación de escarcha en la nevera:

  • Abrir pocas veces la puerta, ya que cuanto más aire del exterior entre, será más probable que la humedad llegue a las paredes, se condense y se forme hielo.
  • Cerrar correctamente la puerta. Si las gomas están deterioradas, no cerrará de forma hermética, permitiendo que se filtre el aire y se formen capas de hielo.
  • Mantener la temperatura del frigorífico a 5ºC y el congelador a -18ºC.
  • Permitir que el aire circule por detrás del aparato: no lo pegues del todo a la pared para que el motor tenga ventilación.
  • No meter alimentos calientes en la nevera: es mejor esperar a que se enfríen para colocarlos, ya que la evaporación de los líquidos por el calor haría que se crease más hielo.
  • Instalar la nevera alejada de fuentes de calor, como un horno, un radiador o un lugar soleado. 

La última de las recomendaciones a la hora de ahorrar energía con el frigorífico es que, quienes vayan a pasar una larga temporada fuera de casa, por ejemplo, durante las vacaciones, deben tratar de vaciar días antes el frigorífico, consumiendo todos los alimentos del interior, para así poder apagarla durante el periodo fuera de casa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento