Ascienden a 17 las denuncias por pinchazos en discotecas de Barcelona y Lloret de Mar

Hoy es fundamental en cualquier consulta médica y fue también Manuel Jalón, el de la fregona, el encargado de desarrollarla en los años 60.
Una jeringuilla.
Pixabay/TriggerMouse

Los Mossos d'Esquadra han recibido 17 denuncias por pinchazos en discotecas de Lloret de Mar (Girona) y Barcelona hasta este viernes, tres más de las referidas por el cuerpo en un comunicado del jueves.

La portavoz de los Mossos, Montserrat Escudé, ha dicho este viernes en una entrevista de Rac1 que una de las denuncias se refiere a una tentativa, y que 16 de las 17 están interpuestas por mujeres jóvenes, mientras que la otra es de un hombre.

El primer pinchazo del que la policía catalana tiene constancia fue el 10 de julio; 12 de los 17 casos han sucedido en Lloret, y los otros cinco en la capital catalana.

Ha insistido en que ninguno de los hechos denunciados se puede relacionar con agresiones o abusos sexuales ni con delitos contra el patrimonio.

Preguntada por las quejas de algunas de las víctimas afirmando que, tras reportar haber sufrido un pinchazo, no se les ha hecho una analítica, Escudé ha afirmado que ello responde a "un criterio médico, no a un criterio judicial".

Ha asegurado que los pinchazos "se están investigando de manera prioritaria" por la alarma social, y los Mossos están revisando cámaras de seguridad y tomando declaración a testigos.

Desde el punto de vista penal, ha advertido Escudé, este tipo de pinchazos tienen "poca repercusión", si bien ha admitido que generan "inquietud y alarma".

Además, ha detallado que los investigadores están tomando declaración a testigos y revisando las cámaras de seguridad para intentar identificar al autor o autores de estos pinchazos.

Ha agregado que en algunos de los casos en los que ya se saben los resultados de las analíticas a las víctimas no se ha detectado la presencia de ninguna sustancia estupefaciente, si bien se está a la espera de los resultados definitivos para poder ir analizando la información.

Con independencia de que las víctimas quieran acabar denunciando o no, Escudé ha insistido en la necesidad de que acudan a un centro médico para ser sometidas a una revisión y que se les recojan muestras, ya que ayudarán en la investigación si finalmente acuden a comisaría, lo que también permitirá tener un mapa más ajustado de este fenómeno.

La portavoz de los Mossos ha alertado de que se trata de una investigación "compleja", que requiere de tiempo, y ha recordado que en Francia se vivió un proceso parecido.

Preguntada por si los autores podrían ser turistas que vienen a veranear en poblaciones de ocio nocturno catalanas, Escudé ha indicado que no lo pueden confirmar, más allá de que sería una hipótesis, como otras con las que trabajan los investigadores.

Más protección en las discotecas

Con el aumento de pinchazos en locales de ocio nocturno, la patronal FECASARM ha anunciado este viernes que las discotecas en las que se han registrado denuncias de pinchazos ya están implementando mayores medidas de seguridad, de acuerdo con estándares internacionales, para reducir el número de casos.

Esas medidas pasan por implantar protocolos para evitar agresiones sexuales, colocar carteles informativos en barras y lavabos, disponer de más cámaras de videovigilancia, hacer cacheos en la entrada de los locales y formar a todo el personal en materia de seguridad, entre otras acciones.

Los locales de ocio nocturno afectados han contactado con la Asociación Internacional de Ocio Nocturno para incorporar las medidas de seguridad que aplica esa organización y que van más allá de las que exigen las normativas oficiales.

Asimismo, la patronal FECASARM ha matizado que, si bien el aumento de pinchazos es preocupante, ninguno de los casos ha derivado en la posterior comisión de un delito contra la libertad sexual ni el patrimonio de las personas víctimas.

La patronal ha destacado que, según la información que han obtenido a través de los Mossos d'Esquadra, España no es una excepción en la expansión de los intentos de sumisión química con pinchazos, sino que en Francia también han crecido esos casos con la reapertura del ocio nocturno tras el parón de la covid-19.

La sumisión química en Cataluña

Los Mossos están pues a la espera de determinar si estos pinchazos, de los que por ahora no consta ninguna violación posterior, son el embrión de un nuevo modelo de sumisión química.

De hecho, según los últimos datos policiales, entre el 1 de enero de 2021 y el 12 de junio de 2022 se recogieron 288 casos relacionados de manera directa con este tipo de violencias sexuales aprovechando el aturdimiento de la víctima con alcohol o drogas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento