¿Qué hace que un gato sea sociable con personas? La importancia del periodo sensible de socialización

Una niña dándole un abrazo a su gato.
Una niña dándole un abrazo a su gato.
Jens Enemark / PIXABAY

Los gatos tienen fama de ser muy independientes y poco cariñosos, pero la realidad es que cada vez nos encontramos con más mininos de carácter muy social y amigable. ¿A qué se debe esto? Procediendo de una raza solitaria y con una comunicación muy escasa, los gatos han evolucionado y se han adaptado a su nuevo entorno, convirtiéndose en una mascota perfecta.

Esto se debe a que, con su domesticación, se están produciendo cambios también en su periodo de socialización. "La socialización es una ventana de tiempo en la que el cachorro es más susceptible a los estímulos sociales", define Mireia Berenguer, especialista en conducta felina por la Sociedad Internacional de Medicina Felina (ISFM por sus siglas en inglés) y educadora canina en Kireba.

"También existe el periodo sensible de habituación, que hace referencia a la sensibilidad para los estímulos del entorno", añade. "Este periodo coincide con el desarrollo de conexiones cerebrales. En gatos va de las dos a las nueve semanas de vida y los estímulos que reciba en este tiempo son esenciales y determinarán su vida futura".

Nueve semanas de vida que determinan el carácter del gato

Según la experta, si durante ese tiempo de socialización el gato tiene un contacto positivo con diferentes tipos de personas, de adulto será un gato sociable con personas. Sin embargo, si no ve a nadie durante ese tiempo, lo más probable es que sea un gato que huya de la gente porque tenga miedo. 

"Una buena socialización será esencial para que el gato desarrolle la habilidad de aceptar nuevos seres e influirá en la calidad de las relaciones con otros humanos y animales", comenta la experta. "La edad en la que los cachorros empiezan a tener relación con personas, cómo estas personas los manejan, la presencia o no de la madre o si se juntan con niños o adultos, son otros de los factores que pueden influir en el desarrollo de una correcta socialización".

Es por estos motivos que es importante que en ese periodo de socialización y sensibilización el gato tenga una relación positiva y controlada con los seres (o similares) que va a compartir vida en el futuro (o pudiera convivir). "Debería tener contacto con niños, adultos, perros y otros animales para que luego no suponga un conflicto para el gato la convivencia con ellos", explica Berenguer.

"La introducción de estos seres debe ser progresiva y nunca debe llegarse a una situación en la que el gato se ve afectado negativamente", añade la experta. "Igualmente, el manejo que hacemos de los cachorros debe respetar las características del gato, no podemos avasallarlos y tenerlos constantemente en brazos, ya que vamos a convertir la experiencia en algo negativo al no darle el control de la situación a la hora de relacionarse".

Por último, hay que tener en cuenta que los gatos prefieren interacciones cortas, de baja intensidad y acariciando zonas que ellos se frotan entre gatos con los que tienen una buena relación social (cabeza, barbilla, alrededor de los labios). "Dar premios y comida en presencia de los seres nuevos con los que les introducimos también ayuda a generar una asociación positiva", concluye Berenguer.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento