Víctimas del atraco exprés

Nuevas modalidades de robo en Madrid centro: los ladrones son rápidos, violentos y buscan reproductores de mp3, dinero en efectivo, tarjetas de crédito y móviles.
A Manuel lo agarraron por el cuello y lo tiraron al suelo. Impidiéndole respirar, le golpearon en la cabeza y le dieron una patada en el estómago. En tres o cuatro minutos, que a él le parecieron eternos, dos hombres le robaron la cartera y un reproductor de música iPod.Ocurrió hace una semana en la calle Miguel Servet, en Lavapiés, una vía cerrada por las obras.

Es un método en alza en el centro de Madrid, el atraco exprés: rápido y violento. La Jefatura Superior de Policía no quiso dar datos a este diario, pero los testimonios de las víctimas son numerosos. Una vecina, también de Lavapiés, contaba ayer que «cada vez que regreso a casa voy con mucho temor».

Pero Lavapiés no es el único escenario. Pese a lo que diga –o, más bien, calle– la policía, el centro de Madrid no es un lugar seguro: «Al abrir el portal dos tíos me empujaron y me golpearon en la cara y el cuerpo. Me quitaron el dinero», comenta Rafael J. A José Manuel, residente en los Austrias, también le atracaron en el portal: «Recibí un par de patadas. Un tío se llevó la cartera y el teléfono móvil».

Cuéntanos tu caso en...

www.20minutos.es/madrid

El ‘abrazo del oso’ y el ‘cogotazo’

Las nuevas técnicas de los atracos exprés callejeros van, casi siempre, cargadas de una gran violencia. El ‘abrazo del oso’ consiste en rodear con los brazos el pecho de la víctima, en forma de presa de lucha libre, hasta que la víctima pierde el sentido. Con el ‘cogotazo’ los delincuentes dejan sin sentido a los atracados mediante un cabezazo. Antes los han fichado en las entidades bancarias y los esperan para asaltarlos. Otra técnica habitual es atacar a los transeúntes a traición, por la espalda, y apretarles el cuello para impedirles respirar e inmovilizarlos. Aunque la Policía se inhibe de hablar de la cuestión –ni siquiera para dar recomendaciones–, parece de sentido común andar ojo avizor y no llevar aparatos electrónicos a la vista.

Viviana González.

Repartidora de publicidad (32 años) «Esta zona es insegura. Acabo de ver en la plaza del Callao a dos chicos robando carteras a los turistas. Aprovechan las aglomeraciones y los andamios de las obras para atracarte».

Víctor Andrade.

Estudiante (16 años) «Estas calles principales, como Gran Vía o Preciados, no son inseguras. El problema está en las estrechas. La calle de la Estrella suele ser problemática. Hay muchas peleas y siempre acaban llamando a la policía».

Patricia Méndez.

Diseñadora gráfica (22 años) «El centro es inseguro. Hace poco estaba en la Puerta del Sol con mi familia y un grupo de marroquíes nos intentó robar. Nos fuimos corriendo pero nos siguieron durante un buen rato».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento