Al menos seis muertos y 24 heridos en un tiroteo durante un desfile del 4 de julio cerca de Chicago

Agentes policiales en Highland Park (Illinois, EE UU), en el lugar donde se produjo el tiroteo durante un desfile del Día de la Independencia.
Agentes policiales en Highland Park (Illinois, EE UU), en el lugar donde se produjo el tiroteo durante un desfile del Día de la Independencia.
TANNEN MAURY / EFE
Al menos 6 personas murieron y docenas resultaron seriamente heridas por un tiroteo este lunes durante un desfile del 4 de julio (Día de la Independencia de EE UU) en la localidad de Highland Park (Illinois), cerca de Chicago.
EFE

La gran fiesta del 4 de julio en Estados Unidos, en la que el país celebra su Día de la Independencia, se vio empañada este lunes por un tiroteo en la ciudad de Highland Park, en Illinois, cerca de Chicago: un joven disparó desde una azotea contra la multitud que había acudido a presenciar el desfile, causando al menos seis muertos y 24 heridos, muchos de ellos de gravedad. Tras el estruendo que causaron los disparos, la cabalgata se detuvo y el ambiente festivo que reinaba en las calles dio paso a una jornada marcada por el pánico.

Varias horas después de que se produjese el tiroteo, el sospechoso, que se había dado a la fuga, y al que las autoridades consideraban aún "armado y peligroso", fue detenido por la Policía. Las autoridades le identifcaron como Robert Crimo, un joven blanco de 22 años.

Las fuerzas de seguridad habían pedido la colaboración ciudadana para encontrar al presunto tirador. La zona donde se produjo el tiroteo permanecía cortada este lunes por la noche y en las azoteas de los edificios podían verse a agentes fuertemente armados, según las imágenes de televisión.

Un rifle de alto calibre

En el tejado desde el que disparó el tirador —el techo de una tienda—, la policía encontró "un rifle de alto calibre", sin aclarar si se trataba de un arma semiautomática como la utilizada en el tiroteo masivo de Uvalde (Texas), en el que hace poco más de un mes murieron 19 niños y dos profesoras.

La posibilidad de que el sospechoso continuase armado, no obstante, llevó a las autoridades a pedir a los vecinos que se mantuviesen a resguardo, porque la situación seguía siendo peligrosa.

Imagen aérea del lugar donde se produjo el tiroteo en Highland Park, Illinois (EE UU), donde un hombre disparó contra la multitud que presenciaba el desfile por el 4 de julio.
Imagen aérea del lugar donde se produjo el tiroteo en Highland Park, Illinois (EE UU), donde un hombre disparó contra la multitud que presenciaba el desfile por el 4 de julio.
TANNEN MAURY / EFE

"Ha sido un acto aleatorio, muy intencional y es un día muy triste", manifestó uno de los comandantes de la Policía municipal de Highland Park, Chris O'Neill.

Cinco de los fallecidos murieron en el lugar de los hechos, todos ellos adultos, mientras que otra persona —cuya edad se desconoce— falleció en un hospital, dijo en una rueda de prensa la médico forense del condado de Lake, Jennifer Banek. Uno de los heridos de gravedad es un niño, detallaron las autoridades.

El público creyó que eran fuegos artificiales

Los primeros disparos se oyeron sobre las 10.15 hora local (15.15 GMT) cuando tres cuartas partes de los participantes en el desfile ya habían completado su recorrido, de acuerdo a las autoridades. En ese momento, varios testigos creyeron que se trataba de fuegos artificiales, según relataron a medios estadounidenses.

Una testigo dijo a la CNN que se sintió sorprendida al escuchar lo que creía que eran fuegos artificiales porque la pequeña localidad de Highland Park, de unos 30.000 habitantes, no suele contar con ese tipo de espectáculos en las celebraciones del Día de la Independencia.

Sillas abandonadas tras el tiroteo en Highland Park (Illinois, EE UU), donde un joven disparó contra el público que presenciaba el desfile del 4 de julio.
Sillas abandonadas tras el tiroteo en Highland Park (Illinois, EE UU), donde un joven disparó contra el público que presenciaba el desfile del 4 de julio.
TANNEN MAURY / EFE

La mayoría de los testimonios describieron el sonido de los disparos como una ráfaga, con pequeños intervalos de silencio en los que creen que el hombre recargaba su rifle. Un vecino, Miles Zaremski, declaró al diario The Chicago Sun Times que escuchó entre 20 y 25 disparos con una sucesión muy rápida.

Otro hombre contó al mismo diario que él y su pareja se separaron durante el caos, y cada uno se llevó a uno de sus dos hijos. "Cogí a mi hijo e intenté entrar en uno de los edificios locales, pero no pude. Los disparos pararon, imagino que el tirador estaba recargando. Así que seguí corriendo y entré en un callejón y metí a mi hijo en un contenedor de basura para que estuviera a salvo", narró el hombre al periódico.

La periodista Lynn Sweet se encontraba en el lugar del tiroteo y publicó algunas imágenes en la que se puede ver un reguero de sangre que manchaban las calles del desfile.

Más testigos describieron el caos del momento, con personas corriendo despavoridas en todas direcciones y dejando atrás sus pertenencias desde carritos de bebé hasta sillas o banderas estadounidenses, algo que puede verse también en diversos vídeos publicados en redes sociales por los asistentes al desfile.

Otro residente aseguró haber visto a "personas en ese área que recibieron disparos". Además, detalló que pudo ver a una mujer cubierta de sangre que no sobrevivió. Y otro testigo relató al canal WBBM que "parecía una zona de guerra". "La gente lloraba, gritaba y nadie sabía lo que estaba pasando".

Biden, "conmocionado" por otro tiroteo "sin sentido"

Tras ser informado del tiroteo en Highland Park, el presidente de EE UU, Joe Biden, expresó su conmoción por lo ocurrido en una jornada festiva que se celebra en todo el país con desfiles y barbacoas. "Jill [Biden] y yo estamos conmocionados por la violencia con armas de fuego sin sentido que ha vuelto a traer dolor a una comunidad estadounidense durante este Día de la Independencia", dijo Biden en un comunicado.

En el comunicado, emitido antes de la captura del sospechoso, Biden prometió ofreció "el completo apoyo del Gobierno federal" a las autoridades locales, incluida ayuda policial, para asistir en la búsqueda "urgente" del autor de la matanza.

"Hay mucho trabajo por hacer, y no voy a abandonar esta lucha contra la epidemia de la violencia armada", aseguró. 

Una bandera estadounidense, abandonada en el suelo tras el tiroteo en Highland Park (Illinois, EE UU), donde un joven disparó contra el público que presenciaba el desfile del 4 de julio.
Una bandera estadounidense, abandonada en el suelo tras el tiroteo en Highland Park (Illinois, EE UU), donde un joven disparó contra el público que presenciaba el desfile del 4 de julio.
TANNEN MAURY / EFE

En ese sentido, el presidente estadounidense defendió el paquete de medidas contra la violencia armada que recientemente logró aprobar el Senado con apoyo de legisladores conservadores y progresistas, pese a la tradicional división en asuntos de control de armas que existe entre el Partido Demócrata y el Partido Republicano. El mandatario admitió, que, sin embargo, "todavía queda mucho por hacer".

Durante un evento con motivo del Día de la Independencia en la Casa Blanca, Biden volvió a referirse al tiroteo, y pidió un momento de silencio a los asistentes por las familias de las víctimas. "Tenemos que controlar esto", dijo.

Biden indicó asimismo que había hablado por teléfono con la alcaldesa de Highland Park, la demócrata Nancy Rotering, y con el gobernador de Illinois, el demócrata Jay Robert J. B. Pritzker.

El gobernador había acudido al desfile del Día de la Independencia, al que también asistió el legislador demócrata Brad Schnider, cuyo distrito incluye Highland Park.

En un comunicado, Pritzker afirmó que "no hay palabras" para consolar a las familias de las víctimas y tampoco para describir "al monstruo que acecha a una multitud de familias con niños y dispara mientras celebran una fiesta con su comunidad".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento