PP y Vox califican de "revisionismo histórico" la ley de memoria democrática pactada con Bildu que extiende su aplicación hasta 1983

La portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, este martes en el Congreso.
La portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, este martes en el Congreso.
EFE

Ni PP ni Vox ni Ciudadanos tragan con el pacto alcanzado entre el Gobierno y EH Bildu para ampliar la aplicación de la Ley de Memoria Democrática hasta el 31 de diciembre de 1983. Los dos primeros coinciden en que se trata de un ejercicio de "revisionismo histórico" por parte de los socialistas. Los liberales, a través de su portavoz Edmundo Bal, califican la noticia de "absolutamente estomagante"

Fue la propia portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, la encargada de anunciar un acuerdo que, entre otros puntos, extenderá el alcance de la ley a los gobiernos de UCD de Adolfo Suárez y Leopoldo Calvo-Sotelo, pero también el primer año de Felipe González. La etapa del "post-franquismo", según ha calificado Aizpurua los primeros gobiernos de la Transición.

Fuentes parlamentarias populares califican la decisión un ejercicio de "revisionismo histórico contra su propia memoria". Algo que las fuentes consultadas engloban entre las "decisiones que hacen saltar por los aires la Transición". "Lo que se está cambiando es hasta su propia historia", acusan desde el PP a los socialistas. Desde Génova ratifican la crítica al acuerdo por parte de su bancada. "Siempre que hay momentos de complejidad política acuden a sus grandes éxitos: el aborto, la eutanasia y Franco", se quejan. "Otra cortina de humo", prosiguen.

Según la enmienda transaccional propuesta por EH Bildu y Más País, y apoyada por el PSOE y Unidas Podemos, el Ejecutivo se da un año de plazo para designar a una comisión técnica que dictamine los casos de vulneración de Derechos Humanos a quienes fueron perjudicados "por su lucha por la consolidación de la democracia, los derechos fundamentales y los valores democráticos". Está previsto que el dictamen se vote el próximo 4 de julio en la Comisión Constitucional del Congreso y se apruebe el 14 de julio en el Pleno. 

Iván Espinosa de los Monteros, portavoz parlamentario de Vox, coincide en parte del diagnóstico que las fuentes populares han hecho a 20minutos. "Es un revisionismo histórico oficial más propio de regímenes totalitarios, que encima viene abalado por el brazo político del grupo terrorista ETA", considera.

"Si tuviéramos un poco de decencia, EH Bildu no sería un partido legal en este país, no estaría representado en este Congreso y bajo ningún concepto formaría parte de la dirección del Estado como lo forma con este Gobierno", ha juzgado el portavoz de Vox contra la formación abertzale

Bal, portavoz de Ciudadanos, ha sido el más enérgico en la crítica contra el Gobierno. Una diatriba con la que ha comenzado su comparecencia ante los medios tras la junta de portavoces. Para el portavoz naranja se trata de una "noticia absolutamente estomagante" y una "aberración". "Son esas cosas que traspasan cualquier límite moral, que te hace preguntarte por la miseria absoluta de este Gobierno", ha embestido con vehemencia. Bal ha criticado que el Gobierno pacte "con los herederos de ETA" que se "cometieron crímenes del franquismo" durante la Transición.

"En aquel momento en que los españoles también se daba lugar a otra expresión, que eran los años de plomo", ha argumentado Bal sobre una época donde "300 españoles inocentes fueron asesinados". "El PSOE, con tal de mantenerse en el poder, está dispuesto a acabar con la Historia de España: si mañana Otegi, condenado por pertenecer a ETA, le pide a Pedro Sánchez que borre de la Historia de España los muertos de ETA, Sánchez borraría de nuestra historia los muertos inocentes que han muerto por la barbarie terrorista a manos de unos inmorales y unos delincuentes. Es algo inadmisible", ha cargado con dureza el portavoz de Ciudadanos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento