Madrid acoge el nacimiento de una 'nueva' OTAN reanimada por Putin y preparada para su mayor despliegue desde la Guerra Fría

fotografo: Jorge Paris Hernandez [[[PREVISIONES 20M]]] tema: Cumbre OTAN. Movilidad. Transporte. Ifema
Cumbre OTAN en Madrid
JORGE PARÍS

Quién se lo iba a decir a una OTAN que, para muchos líderes, estaba tocada y casi hundida hace no mucho. Emmanuel Macron y su célebre frase sobre la "muerte cerebral" de la Alianza Atlántica representaron unos tiempos de debilidad 'atlantista' que pareció no importarle demasiado a Donald Trump durante su estancia en la Casa Blanca. Pero ese bache ha pasado, y lo ha hecho gracias (o por culpa de) quien tiene entre ceja y ceja acabar con ella: Vladimir Putin. La OTAN, de hecho, afronta en la cumbre de Madrid de este miércoles y jueves algo muy parecido a su resurrección, con una agenda llena de retos, cambios y oportunidades.

"Histórico". Esa es la palabra que más se repite en torno al encuentro de los 30 líderes de la Alianza. Y está destinado a serlo porque está previsto que la OTAN apruebe el mayor despliegue desde la Guerra Fría, en un momento en el que Rusia está considerada ya como una "amenaza directa" tras su invasión de Ucrania. 

Será un incremento de sus fuerzas de alta disponibilidad a "más de 300.000", dijo este lunes Jens Stoltenberg. "Estoy seguro de que Putin entiende nuestras garantías de seguridad colectiva y entiende las consecuencias de atacar a un país aliado. Activaría la respuesta de toda la Alianza", avisó el secretario general aliado. Además, agregó que los jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza decidirán reforzar algunos de los batallones desplegados en países del este de Europa a nivel de brigadas.

El contexto de tensión máxima, con la guerra a las puertas de Europa, ha provocado que la Alianza Atlántica hable incluso de su propia refundación. Moscú en otros tiempos fue incluso un socio cercano, e incluso Vladimir Putin tanteó a Bill Clinton cuando recién había llegado al Kremlin para ver si había opciones de una entrada rusa en la organización. La respuesta del inquilino de la Casa Blanca fue una sonrisa irónica. Ahora el mundo ha cambiado, y las muecas son de preocupación.

Rusia justifica su ofensiva sobre Ucrania, entre otras cosas, en la expansión de la OTAN hacia el este. Y la respuesta de la Alianza ha sido hasta ahora reforzar precisamente esa zona en una especie de nuevo conflicto frío con Moscú. El secretario general, Jens Stoltenberg, ha repetido hasta la saciedad que la organización es "defensiva" y la actuación sobre el terreno en Kiev nunca ha estado sobre la mesa, incluso pese a las tensiones con los Bálticos. Precisamente países como Polonia, Estonia, Letonia o Lituania verán reforzados sus despliegues.

Madrid acoge este miércoles y jueves una cumbre de la OTAN llamada a ser "histórica". La invasión rusa de Ucrania ha cambiado el mundo y los líderes de la Alianza tendrán que aprobar un nuevo concepto estratégico, un documento que recoge las amenazas presentes y futuras y que no se renueva desde 2010. Además, se debatirá sobre la adhesión de Finlandia y Suecia.

 Pero una cosa no quita la otra: "La ayuda a Ucrania seguirá", avisan los líderes de los aliados, que siguen enviando material a Kiev. Además, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, intervendrá por videoconferencia después de semanas de rumores sobre si asistiría de manera presencial.

Hasta ahora, la Unión Europea ha enviado a Ucrania material bélico por valor de 2.000 millones de euros y ha aprobado otro paquete de 10.000 millones en ayuda macrofinanciera para que el Gobierno de Zelenski pueda contener la crisis económica. Por su parte, Estados Unidos suma más de 37.000 millones en apoyo financiero, humanitario y militar. De hecho, Ucrania se ha convertido en el principal destino de la ayuda estadounidense, ya por encima de Afganistán. A esto hay que sumar las sanciones aplicadas contra Rusia, que en el caso de la UE ascienden a seis paquetes distintos que incluyen el veto al carbón y un bloqueo parcial al petróleo ruso.

La entrada de Finlandia y Suecia, encallada

Pero la cumbre de Madrid será un calambrazo para que la OTAN abandone el statu quo en varios sentidos, incluido el de la ampliación. Finlandia y Suecia han llamado definitivamente a la puerta de la Alianza, pero es Turquía quien mantiene el candado cerrado. La capital española iba a ser el escenario de bienvenida para los nórdicos, pero solo acogerá un primer abrazo. ¿Por qué? Porque Ankara sigue vetando la adhesión al considerar que ambos países "protegen a terroristas", en referencia los dirigentes políticos del PKK. En todo caso, Helsinki y Estocolmo estarán presentes en el encuentro a la espera de la luz verde definitiva para la que ahora mismo no hay plazos.

En todo caso, las conversaciones se mantienen abiertas para desencallar la situación. La primera reunión entre las partes no logró avances, pero el diálogo sigue. "El martes en Madrid y a petición del secretario general de la OTAN tendrá lugar una reunión entre Turquía, la Alianza, Suecia y Finlandia con participación de nuestro presidente [Recep Tayyip Erdogan]. Esta reunión se realizará antes de la cumbre de la OTAN", anunciaron desde el Gobierno turco, aunque es muy poco probable que haya fumata blanca a muy corto plazo.

Otro punto clave de la agenda será la aprobación de un nuevo concepto estratégico, que no se renueva desde la cumbre de Lisboa de 2010. Es un documento que establece la estrategia de la alianza militar, identificando las amenazas y los principales objetivos para un periodo de tiempo concreto, que no está fijado de manera oficial. Se espera que lo que salga de Madrid, eso sí, esté vigente hasta el año 2030. El primero vio la luz en 1950, al inicio de la Guerra Fría, como un mensaje para la URSS: habría respuesta en caso de un nuevo conflicto. Otros importantes fueron el aprobado en 1991, centrado en la cooperación, y el de 1999, que comprometió a la OTAN a un papel más activo en los conflictos después de la guerra de Yugoslavia.

La protección de Ceuta y Melilla por parte de la OTAN no sería efectiva si no hay una reforma del Tratado de Washington

España también querrá jugar su papel como anfitriona, y una de sus peticiones pasa porque la OTAN reconozca los riesgos procedentes del flanco sur, en referencia a la delicada situación con Marruecos y Argelia. Además, se espera -según algunas fuentes- que el documento reconozca la importancia de proteger Ceuta y Melilla. En todo caso, que se incluyan las ciudades autónomas en las conclusiones corresponderá más a un mensaje político que otra cosa. Sin una reforma del Tratado de Washington esa protección seguiría sin ser efectiva. "Se protegerá cada palmo de territorio aliado", sostuvo en este sentido Stoltenberg, llamando a la defensa de "la soberanía y la integridad territorial".

¿Se está volviendo a un mundo bipolar o alguna vez se ha salido de él? La cumbre de la OTAN, con sus conclusiones, podría confirmar esa división. A la amenaza rusa la Alianza Atlántica suma a el papel de China como "un desafío geoestratégico" frente a las posiciones de Estados Unidos y de una Unión Europea que sigue buscando su espacio como actor global. Se pueden usar muchas palabras: refundación, reseteo, resurrección, impulso o renacimiento. Pero la cumbre de Madrid aspira a convertirse en un punto de inflexión para la Defensa en un mundo que, invasión rusa de Ucrania mediante, ha dado un vuelco.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento