Javier Moreno  Presidente de la delegación socialista española en el Parlamento Europeo

El comercio multilateral ante los desafíos de la humanidad

En esta foto del Departamento Australiano de Defensa, una pequeña embarcación motora se aleja del carguero MSC Denisse, cerca de las Islas Christmas.
Transporte marítimo.
Australian Department of Defense/AP Photo

El pasado viernes celebramos la gran noticia del acuerdo alcanzado en la XII Cumbre Ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC), que ha sido calificado como "un paquete sin precedentes" de medidas comerciales clave basadas en el multilateralismo y la necesidad de soluciones globales.

Ante los tres grandes desafíos que hoy enfrenta el planeta: la crisis sanitaria, la inseguridad alimentaria provocada por la guerra que ha declarado Putin a Ucrania y la urgencia de atajar el cambio climático, la OMC llegaba a esta cita con todos los ojos puestos en ella, porque se jugaba su credibilidad y la oportunidad de alcanzar la confianza de la población.

Tras largas jornadas de intensas y controvertidas negociaciones (en un organismo donde cada país cuenta un voto y los acuerdos se alcanzan por consenso), finalmente los 164 miembros de la OMC lograron consensuar un documento con compromisos concretos para dar respuestas a esos desafíos que enfrenta la población mundial. Porque el comercio es y debe ser parte de la solución.

Comerciar no solo es natural para el ser humano, sino completamente necesario, y sus orígenes se remontan al Neolítico. Primero fue el trueque de pieles de animales, de herramientas, de utensilios… y cuando surge la agricultura y el excedente de alimentos se hace realidad, nace el comercio. Por tanto, podemos decir que el comercio es tan antiguo como la sociedad, una práctica inherente al ser humano que ha permitido el desarrollo de los pueblos.

Por eso no es del todo entendible que todavía a día de hoy haya quien se oponga a esta práctica. Lo que sí es razonable, e imprescindible, es regularla para impedir que se cometan malas prácticas. Hoy, la sociedad demanda un comercio basado en valores, que respete el medio ambiente y contribuya a la sostenibilidad, un comercio respetuoso con la igualdad de género, no discriminatorio, con salarios dignos y que rechace de plano la mano de obra infantil.

La sociedad demanda un comercio basado en valores, que respete el medio ambiente y contribuya a la sostenibilidad

En estos tiempos convulsos en los que estamos inmersos en una postpandemia cuyos efectos están muy presentes y latentes en nuestras vidas, con la guerra iniciada por el líder de Rusia a un país europeo y con la cuenta atrás de salvar el planeta del cambio climático, el comercio no solo se ha revelado como una práctica esencial para el desarrollo, la alimentación y la supervivencia de las personas, sino como un verdadero aliado para hacer frente a esos desafíos que dibujan nuestra actualidad.

Porque no estamos hablando solo de comprar y vender, de aranceles, de cuotas, de multas o sanciones. No se trata de eso. Los ministros y ministras de la OMC tenían en sus agendas abordar estas tres cuestiones clave a las que he hecho referencia.

Porque cuando hablamos de liberar temporalmente patentes para el desarrollo de vacunas (porque no estaremos todos a salvo hasta que todo el planeta esté a salvo) estamos hablando de comercio.

Cuando hablamos de sancionar a Rusia porque Putin ha declarado la guerra a Ucrania y de blindar la seguridad alimentaria, porque la hambruna que ya está ocasionando la falta de cereales en muchas regiones, sobre todo las africanas, está teniendo consecuencias terribles… estamos hablando de comercio. (En este punto, ha sido muy valorado el liderazgo de la UE promoviendo un acto de apoyo y una declaración a favor de Ucrania tras el acto de apertura).

Y cuando nos referimos a prácticas sostenibles medioambientalmente para salvar el planeta, con una mirada puesta sobre todo en la protección de los océanos… también hablamos de comercio.

Con estas certezas y urgencias sobre la mesa se ha celebrado la XII Conferencia ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Desde el Parlamento Europeo hemos participado una delegación de eurodiputados y eurodiputadas, lo que ha contribuido sin duda a reforzar la dimensión parlamentaria de la OMC. Estoy convencido de que este hecho supondrá un mayor acercamiento de la ciudadanía europea a esta organización a través de sus representantes en una institución comunitaria que defiende los intereses de más de 450 millones de personas.

El comercio es competencia exclusiva de la Unión Europea, y el Parlamento Europeo no es solo esa correa de transmisión con la ciudadanía, sino que desempeña un papel de codecisión, de ahí que la participación de esta delegación multinacional y multipartidista hablando con una sola voz en las más de 20 reuniones que ha mantenido con delegaciones de todo el mundo, sea el mejor ejemplo de esa voz única de la UE en materia de comercio a través de la Comisión Europea.

Asimismo, la participación parlamentaria será esencial en la reforma y la implementación de leyes, políticas y marcos regulatorios que contribuirán a modernizar la OMC para que desempeñe el papel que le corresponde en la actualidad, haciendo frente a los desafíos y al reto de construir un planeta más resistente, sostenible e inclusivo.

El 'Paquete de Ginebra' aprobado el pasado 17 de junio no solo muestra el camino revitalizador que ha emprendido la OMC, sino que influirá de forma positiva en la vida de las personas de todo el planeta. Y entre todos los acuerdos alcanzados, me gustaría detenerme en 3 principales. El primero ha sido la renuncia parcial a la propiedad intelectual para las vacunas contra la Covid-19. Nadie discute nuestra defensa de la propiedad intelectual, la necesidad de invertir para innovar e investigar, pero ante una situación excepcional la respuesta debe ser excepcional. Y no estamos hablando únicamente de solidaridad con los países con menos recursos económicos, sino de sentido común, porque esta pandemia puede volver o aparecer nuevas variantes, y nadie nunca estará a salvo si no lo estamos todos.

El 'Paquete de Ginebra' aprobado el pasado 17 de junio influirá de forma positiva en la vida de las personas de todo el planeta

De ahí que este punto sea trascendental para hacer frente a la crisis sanitaria; y hay que aplaudir el esfuerzo por alcanzar lo que a priori se antojaba difícil: el trabajo entre la UE, Estados Unidos y China para elaborar un texto lo más vinculante posible que recogiese la autoexclusión de China del acuerdo de las patentes con total garantía para todas las partes.

El segundo de los puntos históricos del 'Paquete de Ginebra' ha sido la limitación de subvenciones a la pesca perjudicial para revertir el colapso de las poblaciones de peces. Algo que no tiene precedentes, porque estamos ante el primer acuerdo comercial multilateral ligado a la sostenibilidad.

A estos dos elementos clave, me gustaría añadir el mantenimiento de una moratoria sobre las tarifas de comercio electrónico, vital para permitir la transición digital y el libre flujo de datos en todo el mundo, especialmente para Pymes.

Por último, aunque es uno de los acuerdos que sin duda marcarán el futuro de la OMC, ha sido esencial el compromiso de esta organización de hacer las reformas y emprender la modernización que venimos reclamando hace décadas, tras quedar constatado que aspectos como el mecanismo de solución de diferencias, no funciona. Este proceso deberá cerrarse en la XIII Conferencia Ministerial, y desde el Parlamento Europeo trabajaremos para que sea transparente e inclusivo.

El comercio es parte de la solución y el papel de la OMC debe ser contribuir en la mayor medida posible a dar respuesta a las crisis actuales. Pero debe ser un comercio multilateral y transparente, inclusivo, basado en reglas y no discriminatorio, porque el comercio libre y justo es una de las herramientas más eficaces para el crecimiento, la generación de empleo y la prosperidad.

En estos momentos en los que la ciudadanía demanda de las instituciones respuestas sólidas y eficaces es el momento de restaurar la confianza en la OMC como organización multilateral que responde a las necesidades de la gente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento