Así es el ragdoll, el gato ‘muñeca de trapo’ amoroso y dócil que se relaja en brazos

  • Su nombre, que significa "muñeca de trapo", hace alusión a la relajación muscular que muestran al estar en brazos.
Ragdoll bicolor
Ragdoll bicolor
20minutos

Comenzaba la década de 1960 cuando una estadounidense, Ann Baker, reparó en que la gata blanca de pelo semilargo de su vecina, con acceso al exterior, había parido una camada de gatitos de color sólido y colourpoint con un carácter llamativo y excepcional: eran muy, muy dóciles, y parecían adorar por encima de lo común estar en brazos, donde se relajaban como una muñeca.

Esta gata, que vivía en semilibertad, y llamada Josephine, había sido atropellada estando preñada. No había sido la primera camada que había tenido al vivir con acceso al exterior, pero sus gatitos, hasta la fecha, se habían criado silvestres y por lo tanto ariscos. Tras su recuperación, Josephine siguió con su vida en semilibertad y pariendo camadas de padres desconocidos, pero aparentemente todos los gatitos de estas camadas posteriores al accidente mostraban el mismo carácter cariñoso y naturalmente amigable con humanos. Ann Baker también tenía una personalidad, digamos, bastante singular, y sostuvo que Josephine había sido manipulada genéticamente durante su estancia en el hospital veterinario tras el atropello.

De esas primeras camadas, Ann Baker adoptó varios gatitos que se convirtieron en los orígenes del ragdoll. Josephine jamás fue de su propiedad.

Otros criadores, interesados en este programa inicial para la creación de una nueva raza felina con un carácter tan afectuoso sin necesidad de sociabilización temprana, se unieron a Ann Baker, pero el estricto control que ejercía, impidiendo que la raza se registrara en las asociaciones internacionales, y manteniendo unas condiciones de cría implacables, hizo que todos los colaboradores abandonaran el programa una década después. Ann creó su propia asociación felina, y no fue hasta su fallecimiento, en 1997, cuando los ragdoll pudieron ser registrados en las demás asociaciones y crear un estándar internacional, abriendo la puerta a que más personas pudieran acceder a esta espectacular raza felina sobre la que Ann mantuvo un celoso dominio en vida.

Comportamiento moderado, mansos y dependientes

Los ragdoll tienen una maduración lenta, no alcanzan su tamaño y un desarrollo sexual definitivo hasta las 3-4 años de edad, algo habitual en casi todas las razas felinas de tamaño grande como el maine coon o el gato del bosque de Noruega.

En la convivencia, son descritos como gatos muy cariñosos, tremendamente sociables y con la docilidad extrema que hizo que Ann se fijara en aquella camada primigenia y por la que su nombre no fue puesto al azar. Es tal esta mansedumbre que en la actualidad existe un debate entre criadores acerca de la idoneidad de un rasgo que puede tener una lectura negativa, pues resulta particularmente difícil reconocer los rasgos de dolor o molestias en un ragdoll, al no mostrar, genéricamente, reacciones más expresivas. Y hablando de salud, un buen criador debe entregar certificado veterinario oficial de que los reproductores están libres de miocardiopatía hipertrófica, una afección cardíaca de origen hereditario causado por una mutación única en la raza conocida como R820W, que altera la función de una proteína esencial en el desarrollo del corazón. Esto, principalmente, es a causa del rígido control que sostuvo Ann Baker sobre la raza en sus inicios, con un porcentaje de endogamia del 40%, aproximadamente.

En cuanto a patrones y colores, el ragdoll es una raza colourpoint, y por lo tanto, los ojos deben ser azules. Dentro del colourpoint, el ragdoll puede tener el patrón mitted (colourpoint con calcetines blancos), y el bicolor, con una V invertida en blanco sobre la máscara facial.

Los ragdoll y los ragamuffin, toda una telenovela felina

Debido a las rígidas exigencias que impuso la fundadora de la raza a sus colaboradores, y a sus decisiones a menudo extremas y sin sentido, como ya hemos dicho, los copartícipes del proyecto de cría se fueron marchando hasta dejarla sola, y debido a que el nombre de ragdoll estaba registrado por Ann Baker, crearon un programa nuevo con los pocos ejemplares que les había permitido conservar, raza a la que llamaron ragamuffin. Sigue siendo una raza muy escasa y poco conocida, con apenas una docena de criadores en Estados Unidos y Europa, y aún no reconocida por todas las asociaciones felinas internacionales. Para saber más de los ragamuffin, se puede consultar la web del Grupo Asociado de RagaMuffin, donde hay un listado de los criadores europeos. 

Para contactar con criadores españoles de ragdoll, recomendamos la Asociación Española del gato Ragdoll, pero esencialmente proponemos la adopción de gatos que necesitan con más urgencia una familia y un hogar, como esta gatita con patrón bicolor seal point.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento