Montaña rusa
Montaña rusa. ARCHIVO

Un parque de atracciones de Thorpe, en Surrey, Reino Unido, ha prohibido a sus visitantes levantar los brazos cuando suban a la montaña rusa debido a que el mal olor de las axilas puede molestar a otras personas que comparten la atracción.

La medida no queda ahí y, según informan desde la BBC, los propios trabajadores del centro proporcionarán desodorantes a los clientes para que, si lo necesitan, usarlo antes de acceder a ésta y otras atracciones del parque.

"Muchos clientes se han quejado del mal olor que desprenden otros con los que suben a nuestras atracciones", justifica el director del parque, Mike Vallis, después de que el centro haya sido acusado de darse publicidad con esta prohibición.

"No prohibiremos la entrada a personas que huelan mal. Se les ofrecerá desodorante y en casos extremos se les sentará en asientos traseros", explican desde el parque, en declaraciones recogidas también en BBC.