Lydia Lozano rompe a llorar ante uno de los ataques de Kiko Hernández: "Me dijiste que te daba mucha pereza ir al funeral de Mariñas"

Lydia Lozano, en 'Sálvame'.
Lydia Lozano, en 'Sálvame'.
MEDIASET

Lydia Lozano y Kiko Hernández hace tiempo que dejaron de ser los amigos que eran. Viejas rencillas después de 13 años compartiendo plató afloran cada vez más cuando ambos colaboradores se unen en Sálvame. Y la que siempre acaba derrotada es Lydia Lozano.

A raíz del funeral de Jesús Mariñas, Sálvame ha puesto un vídeo en el que se veía a Lydia Lozano hablando maravillas sobre el que fuera su compañero de profesión, y al que no duda de calificar como su "maestro".

Kiko Hernández ha aprovechado para comentar esas palabras de Lydia... y lanzarle una pullita de las que tanto le gustan.  "A mí me han gustado mucho las palabras que has dicho en el vídeo. Que ha sido tu maestro y que no podías faltar en un día así. Lo que me extraña es que, cuando te marchaste ayer de aquí, dijiste: 'uf, qué pereza me da ir al funeral de Mariñas'".

Lydia Lozano, sorprendida y, como es obvio, dolida, ha respondido al momento. "Dije que qué pereza porque hacía un calor que te mueres, y después de trabajar, da pereza coger un taxi e ir. Una vez que estás allí, pues disfruté. Si quieres echar mierda...". Pero, tras ese momento, la colaboradora ha roto ha llorar. 

"Me parece tan sucio lo que acabas de hacer. ¿A un funeral apetece ir? ¡No le des la vuelta! Yo nunca he oído decir a nadie: 'Ay, estoy feliz porque voy al funeral de mi amigo'. Qué chungo, de verdad".

"Cada día que paso aquí, os veo más alejados, en vez de estar más unidos. Me tratáis aquí como si fuera una mierda. ¿Es necesario contarlo?", se ha lamentado la colaboradora. Ante ello, Kiko Hernández ha replicado con contundencia. "Esto te va en tu nómina desde hace 13 años, ¿eh? ¿Me he inventado algo? A mí si algo me da pereza, llamo y no voy. Punto".

Tras abandonar el plató unos minutos y recibir una bronca por parte de David Valldeperas, Lydia ha vuelto al plató y Kiko Hernández, al fin, se ha disculpado... a su manera. "¿No te equivocas tú? Pues yo me equivoco también". Y tras esas palabras, ha sellado el perdón un beso en los labios a su compañera.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento