La última operación contra ETA evita decenas de atentados con bombas-lapa

Uno de los tres miembros del aparato militar de ETA detenidos en el departamento de Le Corbier a la salida del registro del domicilio que ocupaban.
Uno de los tres miembros del aparato militar de ETA detenidos en el departamento de Le Corbier a la salida del registro del domicilio que ocupaban.
Thierry Guillot / EFE

Las fuerzas de seguridad han hallado este jueves dos nuevo zulos de ETA en el sur de Francia, uno en la zona de Burdeos en cuyo interior "no había armas" y otro en la localidad de Camplong donde los terroristas escondían abundante material explosivo, según han informado fuentes de la investigación.

El Ministerio del Interior informó de que en los dos 'zulos' se ha hallado material con el que la banda podría haber fabricado decenas de bombas-lapa.

El escondite hallado cerca de Burdeos apenas contenía material explosivo, aunque sí herramientas para la fabricación de bombas y documentación perteneciente a la organización terrorista. En el segundo 'zulo', había unos 10 kilos de material explosivo, dos revólveres y munición.

En este último 'zulo' ubicado en el término municipal de Camplong, en el departamento de Languedoc-Roussillon (sureste), había cinco bidones (tres de 150 litros de capacidad y dos de 200 litros) que guardaban 10 kilos de nitrato amónico, nitrato sódico, alcohol y acetona. Asimismo, había dos revólveres, un silenciador, dos cajas con 1.000 cartuchos, 83 detonadores y 450 metros de cordón detonante.

Estos hallazgos, así como el de otro zulo (también en Francia) con cien kilos de nitrato amónico y doce de nitrometano, se produce tras la detención en los Alpes franceses de los etarrasAlberto Machaín Beraza (uno de los seis terroristas más buscados por la Policía) Aitzol Etxaburu y Andoni Sarasola.

Asimismo, en el apartamento que ocupaban los tres detenidos, miembros de la 'logística militar' de la banda, la Policía halló veinte tarteras de plástico con el circuito eléctrico ya instalado y a la que faltaba colocar la sustancia explosiva para utilizarlas como bombas. También se encontraron 40 detonadores industriales y cuatro pistolas.

Tres ordenadores

Al frente del grupo estaba Aitzol Etxaburu, que habría tomado el relevo de Itziar Plaza -detenida a principios de julio- en la jefatura de la 'logística militar'. Etxaburu y los otros dos arrestados tenían en su poder tres ordenadores portátiles en los que se centrarán parte de las pesquisas policiales para dar con los 'zulos' de armas y explosivos con los que el grupo abastecía a los comandos.

Probablemente, la documentación de esos tres portátiles haya sido guardada con un programa de encriptación y pase un tiempo hasta que se pueda conocer su contenido. Aún así, los investigadores ya confiaban en encontrar en los próximos días parte de la 'logística' de ETA reconstruyendo los últimos movimientos del grupo arrestado este jueves.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento