Declara la menor violada en Igualada: afirma que no recuerda nada ni de la agresión ni de los diez días siguientes y que siente "pánico"

El violador de Igualada siguió a su víctima antes de agredirla.
El hombre de 21 años detenido como presunto autor de la brutal violación a una menor de 16 años en Igualada..
EFE
El hombre de 21 años detenido como presunto autor de la brutal violación a una menor de 16 años en Igualada..
EFE

En la mente de la menor de 16 años violada brutalmente en Igualada la pasada noche de Halloween al salir de la discoteca Èpic no existen ni el día de la agresión ni los 10 posteriores. El golpe que el presunto violador le dio en el lado derecho de la cabeza fue tal, que le provocó amnesia y no recuerda "nada". Así lo ha explicado este martes al juez del juzgado de Instrucción 4 de la localidad, han contado los abogados de la acusación, y también ha declarado que padece secuelas y traumas, como "pánico" a salir de casa o problemas para dormir. Son ya seis intervenciones quirúrgicas las que lleva tras la violación y ha perdido el 90% de la capacidad auditiva de un oído.

Con el fin de que la declaración de la joven sirviera como prueba preconstituida, es decir, de que no tenga que volver a declarar en el juicio –el juez lo ha aceptado–, el acusado ha estado presente en la sala, tal y como establece la ley. Sin embargo, ella ha hablado por videoconferencia desde otro juzgado para no tener contacto visual con él, también según lo establecido legalmente. Además, el presunto agresor no podía verla, solo escuchar su voz. La menor ha recibido y contestado las preguntas de los letrados y el fiscal a través de un equipo de psicólogos que le ha acompañado y que ha atendido las cuestiones por teléfono. También la han arropado dos mossas de la Unitat Central d’Agressions Sexuals (UCAS) de la policía catalana.

El abogado de la joven, Jorge Albertini, ha subrayado la importancia de que su declaración fuera la última, para evitar la "doble victimización", y ha contado que ha estado en todo momento "muy entera" a la hora de responder. "Ha borrado prácticamente los hechos", ha apuntado. Ha añadido que lo último que recuerda previo a la violación es haber ido antes de marcharse de la discoteca al guardarropa. Allí recogió su mochila y se cambió los zapatos de tacón por unas zapatillas para poder caminar mejor, y a la salida del local, se encontró con un amigo.

"Ha destrozado la vida de una niña", ha resumido Albertini en alusión al agresor, y ha asegurado que está todo "muy atado" ante la existencia de pruebas contundentes que le incriminan.

El presunto violador, un joven de 20 años con antecedentes por delitos sexuales en prisión provisional después de que los Mossos le detuvieran hace un mes al encontrar ADN de la víctima en su ropa, ha seguido las declaraciones de la menor con "pasotismo", ha explicado el abogado. Ha dicho también que ha tenido una actitud "irrespetuosa" e "indiferente" y ha mantenido en todo momento la mirada perdida y la cabeza baja.

Asimismo, Albertini ha leído a los medios un escrito de agradecimiento del padre de la menor por todos los apoyos recibidos. En el texto, ha recordado especialmente al camionero que la encontró tras la violación, en posición fetal y temblando. Fue el "ángel" de su hija, ha dicho.

El próximo viernes, 3 de junio, la Audiencia de Barcelona celebra una vista por el recurso del abogado de la víctima contra la petición de la defensa del presunto agresor de que se le ponga en libertad por vulneración de derechos.

La Fecasarm pedirá más de 26 años de cárcel

Desde la patronal del ocio nocturno Fecasarm, que ejerce la acusación popular, han avanzado que pedirán más de 26 años de prisión para el presunto violador. 

También han reclamado campañas de concienciación mejores, más frecuencia en el transporte público y una mayor presencia policial.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento