Un invento para no olvidar a los niños en los coches
Carlos Díaz ha ideado este invento tras las múltiples noticias de niños olvidados en el interior de vehículos. Enrique Hidalgo / EFE

Un sistema para evitar el olvido de bebés o niños en el interior del coche. La preocupación por las noticias sobre muertes de bebés que habían sido olvidados por sus padres en sus vehículos ha llevado a un malagueño a desarrollar un particular artilugio para alertar a los conductores en caso de que se dejen a alguien olvidado en alguno de los asientos.

Bajo los asientos  se colocan sensores de presión conectados a una centralita eléctrica que, al activarse, hacen sonar la alarma Carlos Díaz, un vecino del municipio malagueño de Vélez-Málaga responsable de este invento, asegura que el sistema que acaba de presentar es una solución "barata y fácil de desarrollar". Díaz ha explicado que cuando el conductor activa el cierre centralizado, el dispositivo, que funciona a través de la presión, "nos alerta si alguien continúa ocupando el asiento y suena una alarma".

"El sistema nos alerta tanto si nos hemos dejado al niño en la sillita como si se trata de una persona mayor o impedida, que también podría fallecer si permanece mucho tiempo en un vehículo cerrado y expuesto además a altas temperaturas", ha añadido.

Bajo los asientos y la silla de los niños se colocan una serie de sensores de presión conectados a una centralita eléctrica que, al activarse, hacen sonar la alarma, "y de esta forma sabemos si nos hemos dejado a una persona o incluso a nuestra mascota dentro del coche", ha precisado.

Olvidos fatales

En el último año han sido varios los casos de menores fallecidos dentro de automóviles. La última muerte se producía el pasado mes de julio en Leioa (Vizcaya), donde un niño de 3 años moría tras haber sido olvidado por su madre, que se había ido a trabajar.

A finales de julio de 2008,  un niño murió en Sevilla mientras esperaba en el coche a un familiar que había ido a hacer unas gestiones. Pocos días antes, esta vez en Francia, falleció una niña de tres años a la que sus padres habían olvidado en el coche.

En agosto de 2008 fue un niño de nueve años el que fue hallado muerto dentro del coche familiar. Ocurrió en Formentera y, al parecer, el menor, que tenía síndrome de Down, se escondió en el maletero del vehículo.