Corriendo a votar

Votantes votando en Calle de los Estudiantes en Bucaramanga.
Votantes votando en Calle de los Estudiantes en Bucaramanga.
GERVASIO SÁNCHEZ

Valentina Franco, administradora de empresas de 32 años, baja corriendo por las calles empinadas de Bucaramanga en dirección a la Universidad Autónoma donde le corresponde votar y se sorprende al ver una cola de 150 metros quince minutos antes de la apertura del colegio electoral. "Qué entusiasmo. Es la primera vez que veo tanta gente. En las últimas elecciones no había casi nadie", confiesa después de haber corrido 20 kilómetros.

"Creo que pasará a segunda vuelta el derechista Rodolfo Hernández y el izquierdista Gustavo Petro", comenta después de ejercer su derecho al voto y antes de continuar corriendo otros seis kilómetros en preparación de la media maratón que correrá en Cali dentro de un mes y la maratón completa en septiembre en Medellín.

Puede ser que sea la única que ha corrido para votar, pero no es ni mucho menos la primera persona que ha llegado al colegio electoral. El primero ha sido Orlando Díaz, de 71 años, aunque le ha dejado el turno a su amigo Jaime Barrera, de 64 años porque "le hace ilusión ser el primer votante". Llevan desde las 6.45 h en la fila, una hora y cuarto antes de la apertura oficial, y también están muy sorprendidos de la afluencia de votantes a primera hora.

Barrera no tiene inconveniente en afirmar que "voy a votar en blanco porque votes a quien votes, nada cambia en este país". No le extraña que la abstención sea tan alta porque "los políticos solo saben pelearse entre ellos en vez de presentar unos buenos programas de gobierno".

Díaz, en cambio, prefiere mantener su preferencia en secreto, aunque afirma que "está en juego la llegada del comunismo a Colombia, por lo que mucha gente va a votar con miedo". Asegura que el discurso del izquierdista Gustavo Petro solo cautiva a los que no conocen la historia de este país y a la gente desfavorecida que tiene expectativas equivocadas de que sus vidas mejorarán con él".

Controles policiales a la entrada del colegio electoral de la Universidad Autónoma de Bucaramanga.
Controles policiales a la entrada del colegio electoral de la Universidad Autónoma de Bucaramanga.
GERVASIO SÁNCHEZ

Juan Diego tiene 19 años, es estudiante de primer curso de Leyes y Criminalista en la universidad pública y ha sido elegido como coordinador de los interventores de la coalición de izquierdas Pacto Histórico. "El resultado electoral va a depender del voto de los más jóvenes que son más partidarios de los cambios en el país", comenta mientras responde a consultas de otros miembros de su equipo por WhatsApp.

Pese a su juventud y responsabilidad, está muy contento de su papel en las elecciones presidenciales y afirma que "ha aprendido de las demás candidaturas y es necesario poner fin al tiempo de la violencia para avanzar hacia un país más democrático".

El periodista Pastor Virviescas, ganador en tres ocasiones del Premio de Periodismo Simón Bolívar, el máximo galardón en un país de grandes periodistas, se dirige a su mesa electoral mientras le cuenta a un amigo por teléfono: "No se imagina la montonera de gente que ha venido a votar. Deje la ducha para después y salga a votar".

Controles policiales a la entrada del colegio electoral de la Universidad Autónoma de Bucaramanga.
Controles policiales a la entrada del colegio electoral de la Universidad Autónoma de Bucaramanga.
GERVASIO SÁNCHEZ

Muestra su cédula de identidad ante el responsable de la autenticación biométrica, un sistema electrónico utilizado por primera vez en Colombia. A continuación apunta su nombre completo en una lista autentificada por el presidente de la mesa, firma en el renglón correspondiente e imprime su huella dactilar untada de tinta al lado. Se dirige a un cubículo de cartón con el tarjetón electoral, elige su opción, la introduce en la urna y se recibe un certificado de voto que le servirá para recibir descuentos o exención de impuestos.

En el sector conocido como Calle de los estudiantes, muchas mesas están vacías de votantes. El cuello de botella se ha formado a la entrada del recinto en los puntos informativos donde los votantes tienen que aguardar su turno para conocer la mesa donde deben ejercer su derecho electoral. El sistema biométrico tampoco está funcionando al ritmo deseado.

Dos votantes con la camiseta de Colombia hablan amigablemente a la salida del colegio electoral. "Hoy es un día para llevar la camiseta del Madrid", le comenta una tercera persona. Uno de los votantes hace la señal de victoria y responde: "Rodolfo Hernández (candidato populista que fue alcalde de Bucaramanga) es del Madrid".

Mujeres votando en el Colegio de los Jesuitas de Bucaramanga.
Mujeres votando en el Colegio de los Jesuitas de Bucaramanga.
GERVASIO SÁNCHEZ

Al lado de la basílica de San Pedro está el colegio de los jesuitas, reconvertido por un día en centro de votación. Es un electorado conservador que en los últimos 20 años ha votado al expresidente Álvaro Uribe o a los candidatos del llamado "uribismo". Hay decenas de sillas ordenadas para que los votantes más mayores puedan descansar mientras esperan su turno.

Manuel Silva, funcionario jubilado de 78 años, no tiene inconveniente en afirmar que ha votado por el candidato uribista Federico Rodríguez. "Es el único que entiende el mandato del pueblo en unión con el mandato de Dios", confiesa. "Las elecciones es como cuando una persona va a buscar un empleo. Lo primero que miran son sus antecedentes. Y los de Rodríguez son inmaculados".

Mujeres votando en el Colegio de los Jesuitas de Bucaramanga.
Mujeres votando en el Colegio de los Jesuitas de Bucaramanga.
GERVASIO SÁNCHEZ

Otro votante, Rodrigo Fernández, ingeniero civil de 68 años que ha trabajado con gobiernos "uribistas" en Bucaramanga, considera que Rodríguez "carga con el lastre del gobierno del actual presidente Iván Duque, muy cuestionado por los ciudadanos, y ha provocado que muchos votantes 'uribistas' apuesten ahora por la opción de Hernández". "Votantes que estaban con Petro por su odio a Uribe y otros que estaban con Rodríguez por miedo a Petro se han volteado a favor de Hernández, incluidos mis hijos", asegura.

La mesa 34 de este colegio electoral solo tiene 64 votantes llamados a votar por primera vez al cumplir la mayoría de edad. Solo hay diez votos en las urnas dos horas después de iniciarse la jornada electoral: seis de los miembros de la mesa y cuatro de potenciales votantes. La abstención juvenil es un fantasma que persigue a Colombia desde hace décadas.

Un hombre fuerte del llamado "establecimiento" colombiano, que ha ocupado puestos importantes en el mundo universitario hasta hace poco, asegura que "el impulso de Hernández es impresionante". El director de una importante encuestadora nacional le llamó el jueves para comentarle que los dos candidatos de la derecha, empatados técnicamente hace una semana, se habían distanciado en nueve puntos a favor de Hernández, con un 29%, mientras que Petro seguía encabezando la intención de voto con un 34%.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento