El Cuco y su madre admiten que mintieron en el juicio por el asesinato de Marta del Castillo

Francisco Javier García, el Cuco, y su madre, Rosalía García Marín, durante el juicio contra ellos por falso testimonio.
Francisco Javier García, el Cuco, y su madre, Rosalía García Marín, durante el juicio contra ellos por falso testimonio.
JULIO MUÑOZ/EFE
El Cuco y su madre, Rosalía García, a la salida del juicio contra ellos por falso testimonio.
Atlas

Sorprendente giro en el caso de Marta del Castillo. Francisco Javier García Marín, conocido como el Cuco, y su madre, Rosalía García Marín, han reconocido este jueves ante la jueza que mintieron en el proceso celebrado en el año 2011 por el asesinato de la joven sevillana, juicio en el que Miguel Carcaño fue condenado a 20 años de prisión por el crimen. 

El nuevo juicio ha comenzado esta mañana en el Juzgado de lo Penal 7 de Sevilla, en el Edificio Noga, con la lectura por parte de la Fiscalía y de la acusación particular de los escritos de acusación por un presunto delito de falso testimonio contra el Cuco y su madre. El Ministerio Público pide para ellos ocho meses de cárcel y multas de 1.500 euros para cada uno, mientras que la familia de Marta reclama dos años de prisión y multas de 1.800 euros. 

En sus declaraciones, el Cuco y su madre han admitido los hechos contenidos en los escritos de acusación, es decir, que no dijeron la verdad en el proceso celebrado en 2011. Así pues, y por primera vez en 13 años, Francisco Javier García Marín ha reconocido que sí estuvo en el piso de la calle León XIII donde se cometió el asesinato, en contra de la versión que siempre ha mantenido: que la tarde noche del 24 de enero de 2009, cuando se cometió el asesinato, no estuvo en el mencionado piso; que ese día había estado con unos amigos; que sobre las 23.30 horas de ese día 24 se encontró en las inmediaciones de su casa con el que entonces era la pareja de su madre, Ángel Manuel R.C., que "había ido a tirar la basura"; y que después subió a su domicilio y no volvió a salir.

Por su parte, Rosalía, la madre del Cuco, declaró en 2011 que ese día salió con su pareja a tomar una copa, que fueron al bar La Portada, que ambos volvieron a su domicilio sobre las 1.30 o 2.00 de la madrugada ya del día 25 y que, una vez allí, "entró en el dormitorio de su hijo, lo vio acostado y le dio un beso". Ahora, en su declaración de esta mañana, Rosalía también ha reconocido que mintió

Salvo esta admisión del delito del que se les acusa, ni el Cuco ni su madre han respondido a más preguntas del tribunal.

Carcaño no testificará

Frente a ello, la Fiscalía ha leído las preguntas que tenían previsto realizar a los acusados, solicitando las defensas que no fuesen tenidas "en consideración" bajo la premisa de que el Cuco y su madre ya habían "reconocido desde la primera a la última palabra" el contenido del escrito de acusación del Ministerio Público. 

La fiscal, por ejemplo, ha manifestado la necesidad de conocer "por qué mintió" el Cuco en 2011, si "faltó a la verdad en todos los hechos" o si "elaboró su relato en connivencia con sus padres, entre otros aspectos, precisando a continuación Agustín Martínez Becerra, abogado defensor del Cuco -y que también lo fue de la Manada-, que con su reconocimiento del escrito de acusación de la Fiscalía, dicho acusado ha "dejado claro" que "mintió" al manifestar en aquella vista oral que no había estado en la tarde noche del día 24 de enero de 2009 en el piso de la calle León XIII, escena del crimen, y que sobre las 1.15 horas ya de la madrugada del día 25 estaba "acostado" en su dormitorio, en el domicilio familiar. 

La jueza del Juzgado de lo Penal número siete, no obstante, no ha accedido a no tener en consideración tales preguntas, explicando que ante la decisión de los acusados de reconocer en bloque el escrito de acusación de la Fiscalía y no contestar a las partes, "es normal que surjan muchas preguntas", como por ejemplo los extremos concretos objeto de mentira o los motivos que les llevaron a faltar a la verdad.

Insistiendo en que se trata de un caso "muy dramático que tiñó de luto a España entera" y reconociendo que no es posible desligar plenamente el juicio celebrado en 2011 de la vista iniciada este jueves, la juez ha reiterado varias veces que el "fondo" de este nuevo juicio gira en torno al presunto delito de falso testimonio. 

Tras ello, las defensas de ambos acusados han anunciado su decisión de desistir de las pruebas testificales que habían solicitado, reclamando que la vista oral avanzase directamente a la fase documental y de conclusiones definitivas, extremo al que se ha opuesto insistentemente la abogada Inmaculada Torres, que ejerce la acusación particular en nombre de la familia de Marta del Castillo.

La jueza finalmente ha decidido prescindir de todas las pruebas testificales, excepto las comparecencias de los padres de Marta, previstas para este viernes, exclusivamente en torno a su "daño moral", tras la insistencia en este punto de la abogada de la familia. Esto significa que, finalmente, Carcaño no tendrá que prestar declaración, que estaba prevista para el próximo martes.

La estrategia de los acusados

La abogada de la familia de Marta, Inmaculada Torres, ha asegurado haberse quedado con un "mal sabor de boca" porque, aunque el Cuco y su madre "hayan reconocido que mintieron y se les vaya a condenar, hay pruebas muy importantes que se quedan en el tintero". Según ha manifestado la letrada, la "única finalidad" de los dos acusados al admitir los hechos es "que no se sepa qué pasó esa noche", prefiriendo, afirma Torres, "reconocerse culpables para evitar la declaración de los testigos".

A la salida del juzgado, la letrada de la familia Del Castillo ha explicado que "lo que creíamos desde el principio es verdad" y ha remarcado que "las mentiras del Cuco y su madre han influido en la sentencia que se dictó" y "trastoca todos los hechos probados de una y otra sentencia, tanto la de mayores como la de menores". "El motivo por el que mintieron no lo vamos a saber, habrá que preguntarles el motivo por el que ahora reconocen los hechos", ha apostillado.

Asimismo, ha señalado que "no estamos satisfechos, tenemos un sabor agridulce", porque "había muchas pruebas importantes que practicar para ver hasta dónde llegaba la mentira". "Han reconocido los hechos, pero no vamos a saber la entidad de la mentira", ha precisado.

La letrada ha explicado que "el reconocimiento de los hechos puede dar lugar a la entrada en prisión". "Nos vamos a oponer a cualquier beneficio penitenciario porque no se puede beneficiar de la Justicia quien se burla de ella", ha concluido, destacando que "vamos a mantener la petición de dos años de cárcel". 

Llegada del Cuco y su madre a los juzgados de Sevilla para ser juzgados por falso testimonio.
Llegada del Cuco y su madre a los juzgados de Sevilla para ser juzgados por falso testimonio.
EP

Decenas de personas se han concentrado a las puertas del juzgado esta mañana, sobre todo vecinos de la familia de Marta que han querido arroparlos ante la celebración del nuevo proceso judicial. 

Entre una fuerte presencia policial, Rosalía y el Cuco han llegado al juzgado recibidos por los gritos de las personas concentradas, que han clamado pidiendo "Justicia para Marta". El Cuco, que ahora tiene 29 años, ha llegado completamente cubierto para evitar ser reconocido, con una amplia sudadera, la capucha puesta, un pasamontañas, gafas de sol y hasta unos guantes, que podrían haberle servido para ocultar alguna marca o tatuaje. Su madre tan solo llevaba unas gafas de sol, mascarilla y un pañuelo en la cabeza, que apenas le cubría. 

Ya en la sala se ha podido ver al Cuco descubierto, llevando tan solo una mascarilla, y con el pelo corto, una imagen diferente a la melena que lucía en 2011 cuando se celebró el juicio por el asesinato de Marta.

"Esperaba más"

El padre de Marta, Antonio del Castillo, ha manifestado a través de sus redes sociales que, a partir de ahora, harán "lo posible judicialmente" por sentar en el banquillo de los acusados al hermano de Miguel Carcaño, Francisco Javier Delgado. 

Por su parte, el abuelo materno de Marta, José Antonio Casanueva, ha reconocido al término de la sesión que el "giro" que han dado los dos acusados al admitir que mintieron "no lo esperaba". Así, considera que este cambio de posición es "importante" para el caso, al tiempo que ha manifestado que "esperaba más. Me he quedado a medias", en alusión a que las defensas han anunciado su decisión de desistir de las pruebas testificales que habían solicitado, reclamando que la vista oral avanzase directamente a la fase documental y de conclusiones definitivas, extremo al que se ha opuesto insistentemente la abogada Inmaculada Torres, que ejerce la acusación particular en nombre de la familia de Marta. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento